Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

El feminismo trasciende a la 4T

El movimiento feminista, ahora en su Cuarta Ola, es más importante y trascendente que la Cuarta Transformación del presidente Andrés Manuel López Obrador. El feminismo es histórico, la 4T anecdótica: flor de un sexenio. El pensamiento y la acción política contingente de López Obrador no alcanza a comprender el padecimiento y la reflexión estructural de las mujeres y su activismo.

Al minimizar (y muchas veces ningunear) al movimiento feminista, AMLO maximiza sus metas inmediatas, que son contingentes, que son electorales. Por eso emparenta las demandas y las acciones feministas con la derecha, con sus adversarios, con sus críticos.

Andrés Manuel prolongó en la mañanera de hoy su miopía: “Esto es nuevo, estas protestas en contra del gobierno con la bandera del feminismo, cuando en realidad todo esto está impulsado por el conservadurismo”.

Provinciano y parroquial, tal vez evangélico, el presidente ni ve ni oye el movimiento mundial en contra de la precarización de las mujeres. ¿Cómo explica López Obrador la globalidad del feminismo? ¿No vio las protestas presenciales o virtuales en Chile, EU, Europa, Argentina y demás países del orbe? Ni las ve, ni las oye, tal vez las manifestaciones mundiales también sean producto del “conservadurismo”.

La palabra sororidad no existe en su diccionario

Reduccionista, Andrés Manuel concibe la solidaridad como indemnización de las clases desprotegidas en un Estado de Bienestar o Estado de Providencia. La 4T patriarcal, sin embargo, ha sido ultraconservadora en sus actitudes en contra de los excluidos y las excluidas, así sean las medicinas que requieren quienes sufren infección por VIH, el colonialismo al desplazar a los pueblos originarios por donde pasa el Tren Maya o, de nuevo, la lucha feminista.

La 4T patriarcal invisibiliza la lucha por los derechos de las mujeres. Protege los monumentos, pero no protege a las mujeres de violencia de género, violación o de feminicidio. El presidente no impulsa los cambios necesarios en prevención y procuración de justicia, impulsa la candidatura de Félix Salgado Macedonio; no protege a las mujeres, protege a Salgado Macedonio.

La 4T, retrógrada

El posicionamiento del presidente Andrés Manuel López Obrador en contra del feminismo, justificando su postura por una conspiración de la derecha, es ultraconservador, patriarcal. Veamos dos casos latinoamericanos.

“El Consejo de la Magistratura de la Nación (en Argentina) aprobó por unanimidad dos iniciativas que buscan ponerle fin a la inacción de la Justicia en la prevención de los femicidios. Se trata de la creación del Registro Público de denuncias contra magistrados y magistradas por deficiencias en la actuación en causas de violencia de género, muchas de las cuales derivan en femicidios anunciados. La otra medida, complementaria de la anterior, fue aprobar el ‘protocolo de carga’ de ese Registro, que servirá para monitorear y realizar un plan de auditorías sobre las actuaciones de los juzgados nacionales y federales en casos de violencia de género.”

“El 8 de Marzo de 2019 Chile se sumó por primera vez a la Huelga Internacional Feminista que viene tejiéndose entre continentes desde 2017 para recobrar el sentido de lucha de esa fecha en una acción transfronteriza que pone en la agenda pública la precarización de la vida de mujeres, lesbianas, travestis y trans. La movilización que acompañó la huelga había sido la más masiva desde la dictadura. Había empezado a latir el corazón del levantamiento tramado en asambleas territoriales de organización transversal del 8M.

“En ese octubre previo a la pandemia se escuchaba en la calle tomada el rugido por la urgencia de una Asamblea Constituyente que el año pasado fue aprobada por un 80% de quienes votaron el plebiscito. Hoy, está conformada por 155 miembrxs y será el órgano encargado de llevar adelante la redacción de una nueva Constitución que reemplace la vigente que data de la dictadura pinochetista. Esta convención constituyente será la primera en el mundo con paridad entre hombres y mujeres y además tendrá lugar para 17 integrantes de pueblos originarios.

“Los feminismos en Chile fueron catalizadores de este proceso revolucionario, por eso hoy existe una gran presencia de candidatas feministas en los comicios para lograr una representación propia en la Asamblea Constituyente. Son candidatas que provienen de diversos movimientos sociales que llevarán los reclamos más viscerales de los feminismos hacia el debate social: la erradicación de la violencia machista, la protección del medioambiente, las demandas sindicales y de los sectores más vulnerados, el respeto por los territorios y las identidades LGBTINB+ y la importancia de la declaración de un Estado plurinacional e intercultural que reconozca, respete, valore y promueva los derechos y la cultura de las comunidades indígenas y migrantes.”

¿Y qué impulsa en México el presidente Andrés Manuel López Obrador? Las vallas, los muros…

Beatriz, Olga, Claudia

¿Cuál es el papel feminista de las mujeres más destacadas de la 4T? Hasta ahora, discurso hueco. Frente a la narrativa sorora de la acción colectiva, el sometimiento.

A la señora Beatriz Gutiérrez Müller, a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a la jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, se les puede decir (casi Efraín Huerta): “A mis antiguas compañeras de izquierda no las puedo entender: unas están con el feminismo, otras están con el poder (patriarcal)”.