Por Eloy Garza González

Marco Polo es uno de los mejores comediantes de Monterrey. Cuando lo vi en algunos videos de Facebook parodiando los dichos de Samuel García, solté la carcajada. Francamente lo hacía muy bien, con ingenio e ironía. Me vale si esos videos se viralizaron metiéndole dinero o no: lo único importante era la gracia de Marco Polo.

Luego vi a Marco Polo grabando otros videos con dos amigos míos que son muy talentosos: Yudith González y Víctor Vázquez. Cada uno en su género, son estupendos profesionales del teatro regiomontano, y cobran por su trabajo (algunas veces más, otras veces menos). Yudith participó en mi espacio cultural Mandela en un par de obras de teatro de alta calidad, y a Víctor (que es mi amigo personal), le presté mi escenario para que montara muchas obras de diversos géneros, dirigidas e interpretado por él mismo, con libreros de su autoría. Fue un verdadero éxito de taquilla en Mandela Barrio Antiguo por varios años.

Sin embargo, cuando hace tiempo vi un par de videos de Marco Polo, donde Yudith satirizaba a Clara Luz Flores, me tomé la libertad de hablarle a ella y a Víctor. Les dije que no solo no me parecían graciosos, sino que además el guion (que no escribieron ellos, por cierto) me resultaba bastante malo. Por dos razones: la primera, porque si en vez de parodiar los dichos de los candidatos, les inventaban situaciones sin sentido, el sketch nacía fracasado. Y la segunda razón (la peor) porque no me gusta que se ejerza, ni siquiera en un sketch, la violencia de género. En esos videos no se burlaban de una mujer, sino de todas las mujeres. Solapaban un estereotipo miserable y hacían ver a las mujeres como incapaces y tontas. Justo esa es la caricatura creada por el sistema patriarcal y la mentalidad machista que las mujeres exigen erradicar para siempre.

No toleremos que se veje a las mujeres; ni que se les humille y someta a burlas crueles, simplemente para hacer reír a los usuarios de redes sociales. Por el bien de la cultura de la tolerancia y el respeto social, exijo que se ofrezca una disculpa pública a Clara Luz Flores Carrales: es una mujer competente, con amplia experiencia en el servicio público y que ahora busca la gubernatura de Nuevo León. Bien por ella.

No dejemos que impere la guerra sucia en este proceso electoral, por muy disfrazada que esté de supuestos videos inofensivos de Facebook. Acabemos de una vez por todas con la violencia de género.