Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

En su Diccionario breve de mexicanismos (FCE, 2005, p. 156), Guido Gómez de Silva define “ojete” como “1. Tonto. // 2. Despreciable, infame. Es voz malsonante”. Por ser diminutivo de “ojo” también se le relaciona con lo anal. Ojete se emparenta con “culero”, que a su vez se le define como un adjetivo malsonante que significa “miedoso, cobarde” (p. 66). En nuestro México XXI, ojete y culero ya no significan ni tonto ni miedoso ni cobarde. Aluden al desprecio, a la infamia: “¡Eres un ojete, culero!”, sí, casi siempre en forma exclamativa.

Pues bien, Luis Donaldo Colosio Riojas no es un OGT.

Si la política es la prolongación de la guerra por otros medios –así es como lo califican los empresarios regios– Luis Donaldo es un inocente que no está hecho para la bajeza de la política mexicana: ni es un guerrero ni es un malicioso. Colosio Riojas ha aprendido a victimizarse, no le falta razón frente a las conspiraciones que el PRI medinista le ha generado. Y, sin embargo, si el candidato de Movimiento Ciudadano no da el salto cualitativo de convertirse en proactivo y no reactivo, la alcaldía de Monterrey estará cada vez más lejana.

Alguna vez comenté que Luis Donaldo tenía en su esencia más el espíritu generoso de Diana Laura que el activismo y colmillo político de Colosio Murrieta. En el ajedrez regio, no siempre la defensa es un ataque. Para boxear hay que tener más piernas que puños y el emecista carece de movilidad, lo suyo es hacer política de salón, de Internet. No basta. Hay que hacer tierra, mucha tierra: afrontar, confrontar.

La pasividad de Colosio se refleja en la actitud de Samuel García, el candidato a la gubernatura. Samuel, en las percepciones, es el hermano cabrón, alfa, que defiende al hermano débil. Leamos unas declaraciones de ayer:

“Vemos una embestida del sistema contra Colosio, contra Samuel, contra Movimiento Ciudadano y no vamos a permitir que haya mano negra en ese tema. Todos hemos visto que el sistema quiere afectar a Colosio, desde el ayuntamiento de Monterrey se ha estado orquestando una batalla contra Luis, ministeriales, extorsión, se han metido con su familia.”

Mientras tanto, Luis Donaldo se allega al cascajo, a los desplazados por la nueva cúpula del PAN, como Ugo Ruiz, ex alcalde de San Pedro, Sandra Pámanes, ex secretaria de Ayuntamiento del municipio regio, y Brenda Sánchez, ex secretaria de Desarrollo Urbano. ¿Cómo ayudarán los ex panistas a la campaña? ¿Con declaraciones?

Frente a Colosio Riojas se erigen competidores con estructura, dinero, malicia y perversidad política, como lo es el candidato del PRI medinista a la alcaldía, Francisco Cienfuegos; como lo es Víctor Fuentes, quien tiene imagen, estructura y una alianza estrecha y productiva con Clara Luz Flores Carrales, candidata de Morena a la gubernatura, y con el ex panista Felipe de Jesús Cantú, quien se convertirá en el vocero de Clara Luz.

Luis Donaldo Colosio Riojas la tiene difícil, cuesta arriba. Las campañas apenas inician, la guerra sucia sigue latente. Colosio Riojas no tiene estructura y a su imagen se le puede deteriorar. Para enfrentar esta campaña hay que ser culero pero, se sabe, Luis Donaldo no es ojete. Así las cosas, un tercer lugar, un tercer lugar le espera.