“La Semana Santa será una prueba de fuego para la Secretaria de Salud”, dijo Amalia Becerra Aquino, subdirectora del Hospital Metropolitano, durante el informe Covid estatal de este domingo. Las mismas autoridades han señalado que si las familias no toman con seriedad las medidas preventivas contra el virus, se presentaran casos más severos.

La funcionaria estatal dijo que ya en todo el estado están preparados para la llegada de esas fechas. Actualmente están realizando trabajos de limpieza ante la baja de contagios y hospitalizaciones para que en caso de un rebrote los hospitales y clínicas estén listas para recibir a los pacientes.

“Estamos ocupados en hacer limpiezas exhaustivas y sanitización de áreas y esa preparación para dos posibles escenarios, para si se da un posible rebrote, estamos más que listos, pero también para prepararnos para una posible desconversión hospitalaria a un media plazo. Vamos a tener que esperar el comportamiento de la Semana Santa, porque la gente saldrá, lo reitero, será nuestra prueba de fuego.”

La Semana Santa en Nuevo León iniciará este próximo 28 de marzo y las autoridades están preocupadas por la situación que se vaya a presentar. Pese a exhortar a la ciudadanía a que no se vaya a vacacionar, esta sigue haciendo caso omiso y está saliendo a los diferentes parajes turísticos. El ejemplo fue el que se presentó este fin de semana en donde cientos de personas eligieron la Carretera Nacional para irse de paseo con la familia.

Desde que inició la pandemia, se han presentado dos rebrotes de contagios en Nuevo León, en el mes de junio y en el mes de enero y parte de febrero a consecuencias de las fiestas decembrinas. En la actualidad, los contagios en Nuevo León se siguen manteniendo debajo de los 200 contagios diarios. Este domingo, la Secretaría de Salud informó de 170 casos nuevos, para alcanzar 169 mil 468, con 25 nuevos decesos que suman un total de 9 mil 984. La tendencia de las hospitalizaciones llegó a un 20 por ciento, al reportarse un total de 538 pacientes internados de los cuales 161 siguen en terapia intensiva.

La doctora Becerra Aquino pidió a la población a seguir cuidándose para mantener las cifras a la baja. Invitó a las personas adultas que por causa de la pandemia han tenido que dejar de trabajar, a continuar resguardadas en casa porque no están reunidas las condiciones para laborar ya que aún faltan muchas personas de ese rango de edad en vacunarse.