En México, poco más de la tercera parte de personas trabajadoras, de 12 años en adelante, no tienen ninguna prestación laboral, de acuerdo con los resultados complementarios del Censo de Población y Vivienda 2020.

Este 16 de marzo, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía presentó los resultados complementarios que arrojan que el 34.9 por ciento de las personas trabajadoras en México no tienen ninguna prestación laboral.

A pesar de ello, 50 por ciento de las personas trabajadoras están en un Sistema de Ahorro para el Retiro o en una Administradora de Fondos para el Retiro. Mientras 47.5 por ciento tiene un crédito para la vivienda. La prestación laboral que más se tiene es el aguinaldo con 61.5 por ciento y 54.3 por ciento cuenta con algún servicio médico.

¿En qué trabajan las personas en México?

Los resultados complementarios del Censo de Población y Vivienda 2020 muestran que seis de cada 10 personas trabajadoras en México trabajan en el sector de comercio y servicios:

27.7 por ciento son artesanos o trabajan en la construcción o en actividades de apoyo

22.1 por ciento son funcionarios, profesionistas o técnicos

14.8 por ciento realizan actividades de auxiliares administrativos personales

13.4 por ciento son comerciantes o empleados en ventas

Mexicanos reciben ingresos por otras fuentes ajenas al trabajo

En México, 38 por ciento de las viviendas reciben ingresos monetarios de fuentes distintas al trabajo:

25 por ciento recibe apoyo de algún programa de gobierno

13 por ciento por jubilación o pensión

6.1 por ciento recibe ingresos por remesas

5.1 por ciento recibe apoyos por parte de personas residentes en México.

En cuanto al uso de servicios médico, 31. 6 por ciento acude al Instituto Mexicano del Seguro Social y 28.8 por ciento acude a algún centro de la Secretaría de Salud. Mientras 16 por ciento acude a una institución privada y 12. 8 por ciento a algún consultorio de farmacia.

También, los resultados del INEGI estiman que en 29.3 por ciento de las viviendas particulares habitadas del país se presenta al menos una carencia por acceso a la alimentación por falta de dinero o recursos.

Fotografía: Mario Jasso / Cuartoscuro