Por Francisco Tijerina Elguezabal.

“Exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás. Así te ahorrarás disgustos”

Confucio

Tiene razón en estar enmuinado el candidato de la coalición “Juntos Haremos Historia” a la alcaldía de Monterrey, Víctor Fuentes, al estar montado sobre su cuaco y listo para arrancar su campaña y que nada más no le abran la puerta para salir disparado y tratar de dar alcance a sus pares del PRI y el PAN que le llevan una semana de ventaja.

Tiene razón, sí, pero lastimosamente yerra en su estrategia al culpar de su situación a las autoridades electorales cuando en realidad debería enviar sus reclamos al partido que lo postula que no hizo la tarea a tiempo para cumplir con las reglas de paridad e inclusión en las candidaturas y que sí presentaron en tiempo y forma el PAN y la coalición formada por el PRI y el PRD.

Falla Víctor al echar bravatas y amenazas a los árbitros electorales con denunciarlos a la FGR por abuso de autoridad diciendo que diese la impresión de que se busca favorecer a unos y perjudicar a otros y falla porque lo primero que le van a cuestionar es el hecho de que los presuntos “beneficiarios” sí cumplieron con el requerimiento y ellos no; si uno o dos pudieron, los demás deberían haber podido también.

Pero sobre todo se equivoca Fuentes en el mensaje que proyecta a los electores, porque a nadie le gusta un candidato que lanza amenazas y mucho menos uno que grita “foul” antes de pisar siquiera la cancha.

Al final queda la inquietud, casi certeza, de que transcurran como transcurran estas campañas terminarán siendo judicializadas y serán peleadas en los tribunales, dando la impresión de que lo último realmente importante son los votos y la decisión del electorado.

Y falta que arrecie, como arreciará, la guerra sucia, las fake-news, las denuncias “anónimas”, los sitios web y de redes sociales “informativos” que son falsos y lo único que buscan es enlodar a los contrincantes.

Uno de esos mismos que aún no arranca campaña y que además anda adhiriéndose a la exigencia a la CEE, en lugar de indicarle a su coalición que cumplan con lo dispuesto, ya empezó desde antes, pero en lo oscurito, sin dar la cara, impulsando una de esas páginas en Facebook para desacreditar a los contrarios con verdades a medias o absolutas mentiras. Obvio su nombre, foto, slogan o partido no se menciona, pero lo raro es que dentro de los seguidores aparecen muchos de sus fans y colaboradores. ¿Coincidencia? ¿Casualidad?

Lejos de andar montando shows mediáticos y andar con amenazas, lo que realmente debería hacer Fuentes es poner a su abogado a colaborar con los funcionarios encargados de concretar las planillas de la entidad que lo promueve; debería asignar a todo el personal que forma su comité de campaña a ayudar en estas tareas para concluirlas a la brevedad y entonces sí, salir a hacer campaña.

Hoy, como siempre, lo único importante de una campaña en conseguir votos, todo lo demás no sirve y constituye una pérdida de tiempo y esfuerzos.

Aún y cuando carezcan de autorización para realizar su campaña formal, Fuentes y otros como Colosio, podrían explorar una y mil maneras de buscar simpatías y votos, lo que no están haciendo por estar ocupados en llorar y quejarse.

ftijerin@rtvnews.com