Por Obed Campos.

obedcampos@gmail.com

@obedc

De la tercer ex panista acomodada en el Movimiento Naranja, alias Partido Movimiento Ciudadano, capítulo Nuevo León, que mi equipo de “insiders” me hizo un dossiere, como ya les he venido platicando, puedo decirles que formó inicialmente equipo con el mandamás del PAN en Nuevo León, Raúl Gracia, fue Delegada de la Secretaría de Relaciones Exteriores y presidenta estatal de Acción Nacional. En este último cargo le tocó anunciar la expulsión de Adalberto Madero Quiroga, mejor conocido como “Maderito” de las filas albiazules, porque el ex alcalde de Monterrey “dañó a la imagen del instituto y violó los códigos de ética de los servidores públicos”, por eso lo defenestró.

Sandra Pámanes Ortiz es la tercer ex panista connotada que ahora trabaja para Luis Donaldo Colosio Riojas en su proyecto por ser alcalde de Monterrey. La acompañan en esa aventura los también ex panistas Brenda Sánchez Castro y Ugo “Así, sin hache” Ruiz.

Pámanes fue diputada local por el Distrito 7 y secretaria del Ayuntamiento con Margarita Arellanes, cargo que dejó en 2014, después de ser la gran operadora de Arellanes, a quien la soberbia la cegó y buscaba ser candidata a la gubernatura.

Entre otros recuerdos en paso como número 2 en el cabildo regio, se le cuestionaron presuntos nexos con empresarios de casinos ya que las acciones contra los casineros en esa administración municipal, cuando aún estaba reciente la tragedia del Royale, fueron calificadas como una farsa.

Así, tras dejar la Secretaría del Ayuntamiento, Pámanes Ortiz fue nombrada Jefa de Asesores de la Oficina de la alcaldesa Margarita Arellanes, pero posteriormente tuvo divergencias con Raúl Gracia y la vieja cúpula, léase esto último como Mauricio y Alejandra Fernández, así como con Zeferino Salgado, Juan Carlos Ruiz y el entonces alcalde de Monterrey y actual candidato a la gubernatura, Fernando Larrazábal Bretón.

Y de ser cola de león, en 2016 Pámanes Ortiz aceptó ser cabeza de ratón, como Secretaria Particular del alcalde del municipio de Cadereyta Jiménez, Nuevo León, José Santiago Preciado Robles.

Pero eso no evitó que intentara recuperar el poder y en 2018, con una planilla en la que incluía a Arturo Cavazos Leal como Secretario General, así como Rebeca Clouthier Carrillo, buscó sin éxito la presidencia estatal del PAN.

No se sabe a ciencia cierta si por rebeldía o por miedo, posteriormente, el líder estatal del PAN, Mauro Guerra Villarreal, presentó un recurso para que la Comisión de Orden albiazul la juzgara por afectaciones al partido, por lo que renunció, tras 25 años de militante.

Ya como ex panista, fue postulada por el Partido Nueva Alianza, tras la renuncia de Enrique Barrios Rodríguez, a fines de 2018, para la elección extraordinaria del municipio de Monterrey. Cosa fallida.

En octubre de 2020, en búsqueda de “contrapesos hacia el Gobierno Federal”, Víctor Fuentes sostuvo una reunión con las ex panistas, Rebeca Clouthier y Sandra Pámanes. Hoy el senador es candidato de Morena a la alcaldía y la panista está en el equipo de Colosio Riojas.

Como consuelo, para la elección 2021, Sandra Pámanes Ortiz, contenderá por el distrito 6 local por Movimiento Ciudadano, gracias a Colosio Riojas.

ELECCIONES EN NL: PRIISTAS CONTRA PRIISTAS

Pues, para empezar, si Morena logra ganar la gubernatura de Nuevo León en junio próximo, ya verá el equipo de Abel Guerra y Clara Luz Flores a quién apoyarán al 2024 en la elección presidencial. El tiempo vuela…

Es decir, deberán de sopesar si seguirán con el posible “presidenciable número uno”, Marcelo Ebrard, o se mantendrán callados, sin lucir la bandera de Morena cómo hasta el día de hoy no se les ve en esta campaña de Nuevo León.

Clara Luz Flores Carrales es la candidata de la alianza “Juntos Haremos Historia en NL” pero hay que aclarar que es una alianza insípida, una alianza que simple y sencillamente, no se le ve mucho futuro, aunque siguen presumiendo sus programas federales.

Y es triste ver este tipo de campaña de simulación en Nuevo León, ya que se trata de priistas contra priistas, es decir, el grupo de Abel y Clara contra el grupo de Adrián y Rodrigo Medina.

Esos son los dos grupos que se está disputando el voto del PRI en el estado, pero cómo pelear los votos de Morena, si no hay un mensaje de morenistas para morenistas.

Y los que reciben un beneficio los programas federales realmente lo ven como lo que sucedió en Hidalgo y en Coahuila, donde el número de beneficiados triplicaba cada municipio de esos 2 estados, pero ni así salieron a votar por Morena y el que sí salió a votar fue el voto duro del PRI. Ojo, porque en Nuevo León tenemos mucho de ese PRI…

Pero también tenemos un Partido Acción Nacional de Fernando Larrazabal, quien por más ánimo que le pone a toda su película y crema a sus tacos, va a requerir de un fuerte golpanazo de suerte, el cual no se ve en el horizonte próximo, aunque hay que aceptar que siempre suelen aparecer esos detalles cerca de las elecciones… Y ese golpe de suerte puede llamarse Samuel García Sepúlveda, el imberbe candidato de Movimiento Ciudadano que quiere ser gobernador a como dé lugar, y no ve ni donde está parado.

Pero si se analiza a detalle la campaña de Samuelito, está totalmente enfocado en contra de Adrián de la Garza, primero y de Clara Luz, después.

Hay que apuntar: ¿Quién hizo ganar la senaduría a Samuel García en el 2018? ¿Quiénes fueron sus principales padrinos para que pudiera vencer a Víctor Fuentes? Bueno, los padrinos tienen nombres y son del PAN: Zeferino Salgado, el nazi de petatiux, y Raúl Gracia, el hombre que mueve los hilos en el albiazul de Nuevo León.

Ya se les olvidó, pero ellos operaron con sus fuerzas panistas, poquito o mucho a favor de Samuel para que Víctor Fuentes incluso no alcanzara ni el segundo lugar, el cual retuvo por gajes del oficio, un verdadero panzazo de suerte con el cual cayó en la curul del Senado, sí, en segundo lugar.

De tal manera que analizando este pasado inmediato a quien le debe Samuel la curul en el Senado es a los dos caciques albiazules que hoy tienen a Larrazabal dando la pelea, sin olvidar que cuenta también con el respaldo del Palacio de Cantera.

Sin duda ésta es una elección de estado con muchos podrán ver la mano del gobernador está metida, metida en la sangre azul pero no se les olvide que Jaime “El Bronco” Rodríguez es compadre, y compadre de pila de Abel y Clara Luz, así que ¿hacia dónde cargará su amor de manera fina y precisa?

En resumen, quedan las cuestiones: ¿Se impondrá la campaña de odio entre dos priistas? O ¿se impondrá una campaña manejada por el gobernador? Hace 6 años Jaime tuvo mucho para haberle sacado provecho, pero perdió ese bono que le otorgó la ciudadanía.

Ahora es triste ver este tipo de elecciones en nuestro estado. Unas elecciones que más parecen simulaciones. Pero eso es lo que tenemos y para eso nos alcanza. Del resto los aspirantes poco hay que hablar, porque su único deseo, es el de alcanzar a conservar el registro para sus partidos y ellos poder estrenar una Suburban.