Oumuamua se mantiene como uno de los grandes misterios del espacio exterior; hasta el día de hoy gran parte de la comunidad científica no se explica la naturaleza de dicho objeto, pues no actuaba como nada visto anteriormente. Para echar un poco de luz al tema, un nuevo estudio revelaría su verdadero origen.

De acuerdo con Steven Desch de la Universidad del Estado de Arizona, Oumuamua no era ni un cometa ni un asteroide, mucho menos una nave espacial, sino un pedazo de un exoplaneta parecido a Plutón que fue separado por culpa de una colisión.

La potencia del impacto lo habría arrojado hasta esta zona del universo, provocando de paso que toda su estructura se erosionara por culpa del Sol, lo que le habría dado esa apariencia tan peculiar que no tenía referente alguno con otras piezas espaciales.


Oumuamua NASA

¿Cómo se definió el origen de Oumuamua?

En su estudio, Steven Desch señala que llegó a la conclusión de que Oumuamua era un pedazo de un exoplaneta debido a su forma y velocidad a la que se desplazaba, pues aunque era similar a la de un cometa, carecía de la característica cola de estos.

Hay que señalar que dicha cola y velocidad se dan por la sublimación del hielo en las rocas que forman los cometas, por lo que investigó qué otros materiales pueden tener el mismo efecto; pero sin dejar rastro tras de sí, como sucediera con Oumuamua.

Esto lo llevó a encontrar que el nitrógeno congelado es capaz de sublimarse liberando una gran cantidad de energía para dar un impulso máximo a los objetos, dicho elemento sólo se encuentra en astros como Plutón y la luna Tritón.

Además, señala que su aspecto alargado no era el original; sin embargo, mientras se acercaba al Sol, tomó esa forma puntiaguda debido a la mencionada erosión; en un símil, Desch cree que es algo parecido a lo que le pasa a las barras de jabón con el agua.

Con información de Science Alert.

Fotografía: ESO-M Kornmesser