Con una afectación de 1 mil 700 hectáreas, el incendio forestal que se combate desde el pasado martes en la Sierra de Santiago registra al momento un control del 60 por ciento. Más de 500 elementos de Protección Civil y diferentes brigadas, con el apoyo de diez helicópteros, trabajan a marchas forzadas para evitar que el fuego se propague más.

Aunque inició en la zona de la Pinalosa, en Arteaga, Coahuila, el siniestro se extendió rápidamente por territorio neolonés. Para agilizar las labores, se estableció un Sistema de Comando de Incidentes que permite fluir las operaciones de manera segura y organizada. Además de un campamento móvil que fue acondicionado para la coordinación de las tareas específicas. Se informó que “Se coordina y establece una logística para las operaciones aéreas de 10 helicópteros y una fuerza de tarea de más de 500 elementos”. De manera adicional, se cuenta con una helibase con controlador de vuelos y recarga de combustible desde este lugar.

Durante el sábado se recibió la visita del General Carlos Arturo Pancardo Escudero, Comandante IV Región Militar. Personal de Protección Civil combaten cinco incendios forestales más en los municipios de Galeana, Zaragoza y Rayones.

En el caso de Galeana, el de la comunidad La Trinidad reporta un control del 70 por ciento, con una afectación de 2 mil 200 hectáreas; y de 95 por ciento, con 900 hectáreas consumidas, el de Laguna de Labradores. Un 10 por ciento de control y 30 hectáreas afectadas, presenta el de El Puerto, en Rayones. Por último, el de Dulces Nombres, en General Zaragoza, registra nueve hectáreas consumidas y 80 por ciento de control.

Instala Sedena centro de acopio

Como parte de la aplicación del PLAN DN-lll-E, la Secretaría de la Defensa Nacional instaló un centro de acopio en beneficio de brigadistas y damnificados por el incendio en la Sierra de Santiago.

En las instalaciones de la Séptima Zona Militar, ubicadas en la Carretera Nuevo Laredo entronque a Salinas Victoria km. 1.5 Campo Militar Número 7-A, 66600, en el municipio de Apodaca, se reciben víveres, productos de limpieza y herramientas. El llamado a la población es a colaborar con la noble causa.

“El Ejército Mexicano durante la aplicación del PLAN DN-lll-E en auxilio a la población por los incendios en Nuevo León establece Centro de Acopio en el interior del Campo Militar No. 7-A, ‘Gral. Div. José Jerónimo de los Dolores Treviño’ en instalaciones de la 4ª Compañía del Servicio Militar Nacional”.

“Se solicita la solidaridad de los diversos sectores de la sociedad para sumarse a este frente, invitando a que apoyen con productos de primera necesidad.”

Agua embotellada y bebidas hidratantes, alimentos no perecederos, galletas, papel higiénico, desechables, pañales, palas, y azadones, son algunos de los artículos que se necesitan. Este centro se suma a los ya instalados por Bomberos de Nuevo León, DIF municipales, Protección Civil y clubs deportivos.

Descartan que incendio de Rayones alcance a Bioparque

Aunque trascendió que el Incendio en la Sierra de Rayones amenazaba con llegar al Bioparque Estrella, Protección Civil aseguró que no es así. A decir de los mandos que combaten el siniestro, el fuego se dirige al norponiente, dirección contraria al parque. El paraje, ubicado en el kilómetro 9.5 de la Carretera a Rayones, se encuentra abierto al público, sin restricciones adicionales a los protocolos de higiene contra el Covid-19.

Se estima que la distancia entre la zona del incendio y el Bioparque es de 17 kilómetros.

“El Parque tiene guarda rayas, zanjas, está preparado para eso, aunque vemos poco probable que se dé ese escenario”, refirieron las autoridades. No obstante, los rastros del incendio alcanzaron 12 kilómetros de la Carretera a Rayones.

Recuperación forestal tardaría años

Profesores en sostenibilidad del Tec de Monterrey señalaron que los continuos incendios forestales que acechan a Nuevo León repercuten en la pérdida de miles de hectáreas de zonas verdes y especies animales, lo cual, aseguran, tendría una recuperación a largo plazo.

Mario Manzano, profesor de la Escuela de Ingeniería y Ciencias con un doctorado en Ciencias Forestales, enfatizó que la pérdida de la cobertura forestal será el principal de los retos: “El suelo se queda desnudo, después de esto viene la lluvia y con estas topografías tan accidentadas que hay en la tierra ocurre la erosión del suelo, los deslaves”.

De acuerdo con el profesor del ITESM, alrededor de 12 mil hectáreas en Arteaga, Santiago y Coahuila se han visto afectadas, lo cual representa pérdidas de recursos. Asimismo, mucha de la fauna que habitaba en esta zona se desplaza y migran hacia otras áreas donde no son sus hábitats adecuados, comentó el profesor: “Eso impacta mucho en toda su dinámica de reproducción y sus ciclos biológicos en general, ya sean mamíferos, aves o insectos”.

En cuanto a la contaminación del aire, el fuego también genera partículas que por el viento han llegado a la zona metropolitana de Monterrey, manifestó el profesor Gerardo Mejía, especialista en planeación y administración ambiental: “Genera partículas, monóxido de carbono, carbono elemental, que es el humo negro. Es principalmente partícula PM10, es una partícula más grande que sí puede sedimentar por gravedad… Si baja la velocidad del viento alcanza a sedimentar y puede haber partículas más grandes al PM10 que no se miden directamente en las estaciones, pero sí podrían estar flotando, que es la ceniza”.

Una vez que el incendio se haya extinguido, actualmente brigadistas de Protección Civil aún trabajan para contenerlo, el proceso de recuperación de la zona podría durar años, esto debido a que en el área afectada el suelo aumentó de temperatura considerablemente, lo que afecta los procesos orgánicos que se realizaban en el mismo, así lo mencionó el doctor Manzano.

Incendios forestales bajan calidad del aire

Debido a las altas concentraciones de partículas PM10 y PM2.5 presentes por el incendio en la sierra de Santiago, el gobierno de Nuevo León activó la fase de Alerta del Programa de Respuesta a Contingencias Atmosféricas en la Zona Metropolitana de Monterrey.

El deterioro atmosférico es generado por las emisiones del incendio que se registra desde el 16 de marzo en las sierras de Arteaga y Santiago, que se han dispersado en toda la Zona Metropolitana debido a los fuertes vientos que se registraron.

Con velocidades mayores a los 20 km/h, han propiciado el incremento en las concentraciones de partículas menores a 10 micrómetros (PM10) y menores a 2.5 micrómetros (PM2.5), por lo que se ha alcanzado el nivel de calidad del aire extremadamente malo, de acuerdo al Índice Aire y Salud, en trece de las catorce estaciones del Sistema Integral de Monitoreo Ambiental.

Para evitar emisiones de partículas contaminantes y prevenir exposiciones de la población se deben de realizar las siguientes acciones por ejemplo en la industria usar equipos anticontaminantes, humectar patios, construcciones y vialidades, y reducir las actividades a la intemperie, mantenimientos, pintura y soldadura, u otras que generen el contaminante.

Para las empresas de competencia municipal se les recomienda reducir las actividades a la intemperie, así como limpiar y mantener humectadas las áreas de trabajo en las que se realicen obras de mantenimiento urbano, especialmente de pavimentación.

Para el manejo de residuos sólidos se recomienda asegurar que no haya quema de combustibles o cualquier material a cielo abierto, incluso para el entrenamiento de brigadas contra incendio.

Se prohíbe la quema de basura bajo cualquier circunstancia.

Y para la población en general se les pide evitar actividades al aire libre, especialmente a grupos sensibles como niños y niñas menores de 12 años, adultos mayores de 65 años, mujeres embarazadas y personas con padecimientos bronco-respiratorios y cardiovasculares deben mantenerse en interiores.