Por Obed Campos.

obedcampos@gmail.com

@obedc

Morenistas ahora sí que, “de hueso colorado”, le encontraron las mangas al chaleco de la campaña de Clara Luz Flores Carrales de Guerra, candidata de Morena en Nuevo León y la critican por no usar el clásico chaleco de campaña color guindo que sí usan otros candidatos a lo ancho y largo de la república.

Clara no se ha visto usando el chaleco guinda como sí se ve a David Monreal en Zacatecas o a la doctora Mónica Rangel en San Luís Potosí y a los otros 15 candidatos morenistas en los otros estados del país.

Esto además de que dicen que el logo del partido Morena se ve ínfimo en los panorámicos de la campaña de la candidata, a dos semanas cumplidas del arranque de las campañas por la gubernatura por el estado.

Los focos rojos han encendido varias veces en el “war room” de Clara Luz sobre todo también, porque en estos15 días que llevan de campaña, aunque arrancó con todo, Flores Carrales de Guerra ha perdido más de 3 puntos y esto se lo achacan a errores rotundos que no supo enmendar a tiempo.

Dicen que en política un presidente de la república, un gobernador o un alcalde nunca se equivocan… así como tampoco se equivoca un candidato, porque quienes se equivocan son los asesores que traen cerca cada uno de ellos y para pagar los platos rotos es para lo que se les paga.

Hay que reconocer que en todo el país Morena es la marca política que más vende, aún en Nuevo León, y atención, aunque este mi estado no sea morenista y siga siendo conservador y más afín a la derecha, aquí la marca Morenas es fuerte, cosa que es difícil de entender.

Pero volviendo a los morenistas de hueso colorado me dicen que ellos no creen que en Nuevo León el partido del presidente López tenga postulado a alguien a la gubernatura, porque, volviendo al tema de los panorámicos, ellos analizan que de cada 10 panorámicos que se ven con la bella imagen de Clara Luz, 8 es son del Partido Verde y 2 del partido colorido que está representando “la señora” o “la amiga de Escobedo”, como usted le quiera decir. Se entiende que tengan que dar lugar a todos los partidos de la alianza, pero la candidata es Clara o ¿no les queda claro?

Esto no es más que comprobación, como ya lo dije anteriormente que es una lucha de odios entre 2 grupos del PRI, pero no existe morena en Nuevo León y eso va a hacer que pierda más votos, más seguidores más simpatías, conforme pase el tiempo si no ajusta Clara su campaña. Aunque está a muy buen tiempo de hacerlo. 

Los que le saben a la matemática electoral dicen que en estos 15 días de campaña Clara Luz perdió 3 puntos de los 5 puntos de ventaja que tenía sobre él priista Adrián de la Garza quien, si bien no subió a ningún punto se mantuvo estable en las preferencias electorales con un promedio de 30 puntos.

En cristiano esto quiere decir que Clara Luz contaba con un 31 por ciento promedio y tras los traspiés, ahora se encuentra entre el 27 y 28 por ciento, abajo de Adrián de la Garza y viendo el crecimiento del panista Fernando Larrazabal, quien subió 2.6 puntos porcentuales los cuales lo posicionan arriba del 23 por ciento de simpatía.

Quien no conoce el pasado se condena a repetirlo y en el 2009 Fernando Elizondo creyó que ganaría sólo con su nombre y apellido… o más recientemente, en el 2015, se vieron los casos de Ivonne Álvarez y Felipe de Jesús Cantú, cuando callado y no tan callado Jaime “El Bronco” ahora sí que les comió el mandado.

Pues bien, por confianzudos y confianzudas hoy la historia puede repetirse y Abel Guerra lo sabe. Abel ya perdió en el 2009 cuando quiso ser alcalde de Monterrey y luego en el 2012 uno de los priistas más cercanos a la campaña de Clara Luz, Felipe Enríquez, quien se las da de muy sácale punta en el tema de la alquimia electoral, también la perdió… Y feo, aun con el apoyo de quien él presumía su compadre, Enrique Peña Nieto… Ojalá, que como dice José Alfredo, saquen juventud y fortaleza de su pasado, pero reconociendo que van por mal camino.