Las dos hermanitas que murieron en un trágico accidente ocurrido la madrugada del lunes en San Nicolás, fueron despedidas por familiares y amigos en un panteón, en San Pedro. En el interior de las capillas Marianas, a las 13:00 horas de este martes se celebró una misa por el descanso eterno de las dos niñas que perecieron en un accidente automovilístico.

Cerca de las 14:12 horas la carroza donde iban Regina e Isabela fueron acompañadas por más de 100 vehículos y motociclistas compañeros de trabajo de la madre de las niñas, quienes salieron de las capillas Marianas Gayosso.

El cortejo fúnebre que iba escoltado por agentes de la Secretaría de Vialidad de San Pedro, siguió por la avenida Lázaro Cárdenas al poniente, seguido por los autos donde los ocupantes llevaban globos blancos.

La caravana de automóviles que seguían la carroza color blanco prosiguió su camino por la avenida Gómez Morín al norte, al llegar a Morones Prieto dieron vuelta hacia el poniente de la ciudad. Conductores que se desplazaban por dichas arterias al ver pasar el cortejo fúnebre, accionaron el claxon y ponían su brazo en el corazón en señal de respeto y duelo a los familiares de las niñas. En todo momento el cortejo fue escoltado por patrullas del municipio de San Pedro, quienes abrían paso a la carroza y vehículos que los seguían.

Al llegar a la calle Jiménez la caravana de autos dio vuelta al sur hasta llegar a la avenida Alfonso Reyes, donde se encuentra el panteón Valle de La paz, donde se les dio el último adiós a las pequeñitas Regina e Isabela. Un grupo de motociclistas de los servicios de entrega a domicilio también participaron en el cortejo fúnebre, celebrado la tarde del martes.

Una vez que se les brindó el último adiós a las niñas en el camposanto, los padres de las menores, Mariana y David, soltaron en llanto, al igual que los cientos de personas que acudieron. Todos ellos soltaron de entre sus manos globos blancos en señal de duelo, luto, llanto, dolor, pero a la vez alegría de saber que las pequeñas se encuentran ya en un lugar más bello, en el cielo.

“Sabemos que hoy las niñas están en un lugar hermoso, bello, están a lado de Dios y ocuparán de hoy en adelante dos estrellas más en el cielo… Sabemos que van a estar muy bien con papá Dios, las queremos mucho”, decían las personas que acudieron al panteón.

“Son para ustedes mis hijas, las queremos mucho, los globos son para ustedes de parte de toda esta gente que tan amablemente vinieron a despedirlas, gracias a todos ustedes.”, dijeron los familiares.