Vientos de hasta 80 kilómetros por hora, dificultaron este martes el combate de los incendios forestales que se registran en la Sierra de Santiago, Galeana, Zaragoza y Rayones. Al reanudar las labores, Protección Civil Nuevo León advirtió que durante el transcurso del día se enfrentarían a un inconveniente extra: el factor viento. Ante ello, se mantuvo un monitoreo priorizando la seguridad de los brigadistas.

“Para la zona sur del Estado esperamos ráfagas de vientos provenientes del Oeste-Suroeste con una velocidad máxima de 40 a 60 km/h, puntualmente de hasta 80 km/h por el mediodía y noche… Ante esta situación las operaciones aéreas y terrestres de nuestros combatientes se mantendrán en monitoreo priorizando la seguridad de nuestros elementos y las aeronaves.”

Con la integración de brigadas de Hidalgo y Baja California, se logró un control del 30 por ciento, con 370 hectáreas afectadas. El pronóstico para la noche y madrugada era de hasta 90 kilómetros por hora.

Al cierre de operaciones, la afectación en Laguna de Labradores, Santiago, fue de 2 mil 800 hectáreas, con un control del 70 por ciento. En Montemorelos, alrededor de 100 elementos continuaron las acciones para frenar el avance del siniestro en los límites con Rayones.

El incendio en La Trinidad en el municipio de Galeana reportó una afectación de 2 mil 900 hectáreas y un control del 90 por ciento; se mantendrá en vigilancia.

Respecto al de Zaragoza, en el ejido Dulces Nombres, el control es ya de un 50 por ciento, con 259 hectáreas afectadas.

Un nuevo incendio se atiende también en la comunidad Cañón de las Vacas, en Aramberri, con una afectación de 25 hectáreas y un control del 90 por ciento.