El Congreso de la Ciudad de México aprobó un dictamen de reforma y adiciones a la Ley Ambiental en materia de ruido y contaminación auditiva, con el fin de sancionar, multar, y arrestar por 36 horas a quienes hagan ruido que sobrepase los 65 decibeles, así como clausurar, decomisar y suspender actividades por esta falta.

El dictamen fue aprobado con 46 votos a favor, ninguno en contra y cero abstenciones por el congreso de la CDMX. Las multas propuestas van por los 8 millones 962 mil pesos a quienes hagan el ruido.

El vice coordinador de Morena en el Congreso de la CDMX, José Luis Rodríguez Díaz de León, justificó que de 2002 a 2019 la Procuraduría Ambiental y del Ordenamiento Territorial recibió un total de 7 mil 796 denuncias en materia de ruido y vibraciones, especialmente de vecinos de las alcaldías Cuauhtémoc, Benito Juárez, Miguel Hidalgo, Iztapalapa y Coyoacán, zonas de alta afluencia de bares, restaurantes y otro tipo de negocios.

Junto con las multas se aprobó además la elaboración, a partir del 1 de enero de 2024, de un mapa de ruido, que deberá actualizarse cada 5 años. Para esto se deberá destinar recurso y software.

“En la parte operativa requiere de recabar datos que requieren ser validados mediante estudios, por lo que un periodo de cinco años es adecuado para definir la estrategia que permita su elaboración ejecución y evaluación.”

José Luis Rodríguez Díaz de León

CDMX: destacan fuentes de contaminación de ruido

El legislador de la CDMX explicó que el ruido es principalmente asociado a las actividades humanas que se desarrollan en la zona urbana de la ciudad, siendo sus principales fuentes el transporte, las industrias, talleres y bares y cantinas.

Según el legislador la principal fuente de contaminación acústica en los núcleos urbanos es el tránsito vehicular, con el 80 por ciento del ruido. Le siguen las construcciones con el 10 por ciento, ferrocarriles con el 6 por ciento y bares, musicales y otras actividades con 4 por ciento.

Fotografía: @chairulfajar_ / Unsplash