Por Frida Angélica Gómez.

@FridaGomezP

Un país que duda de las víctimas

A pesar de que Keith Raniere es el más perverso de los victimarios… los mexicanos prefieren atacar a sus víctimas.

Hizo mal en negarlo. El único error de Clara Luz Flores en relación a Keith Raniere, condenado a 120 años de prisión por cargos de esclavitud sexual y otros, fue negar que lo conociera en entrevista con Julio Astillero. Ese es el error criticable a la candidata a la gubernatura de Nuevo León, que hoy, después de ser exhibida en la mesa de su victimario, tiene que soportar las agresiones y violencias en redes sociales coordinadas desde los grupos de la derecha mexicana más rancia que, por cierto, también es la más misógina.

Clara Luz víctima de manipulación

Vivimos en un país que suele maltratar y dudar de las víctimas, en general, pero cuando se trata de mujeres que aspiran a espacios de gobierno, además de la duda, los medios y redes machistas construyen la imagen de villana y victimaria perfecta sin entender, ni siquiera, que la propia Clara Luz Flores fue víctima en cierto grado de manipulación, abuso de confianza y estafa de quien, en su momento, fuese el gurú que prometió llevar a los líderes a su máximo potencial humano.

Y digo en cierto grado porque no se compara una entrevista entre Keith Raniere y Clara Luz Flores con las actrices, empresarias y otras víctimas que fueron explotadas sexualmente, marcadas y dominadas económicamente, vilipendiadas y ahora condenadas por los delitos que, en algunos casos, cometieron por órdenes de Raniere o simplemente, atadas a declarar como testigos de atrocidades vinculadas con las 7 acusaciones por las que Raniere está en prisión. Todas esas mujeres sufrieron grados de daño aún peores. ¿Pero por qué la opinión pública insiste en ignorar que Clara Luz Flores es una sobreviviente de Raniere?

Clara Luz Flores y Emiliano Salinas no son iguales

Clara Luz Flores vivió momentos durísimos en su municipio cuando la violencia que azotaba durante los años desató una ola de inseguridad y delincuencia. En el famoso video viral, la propia Clara Luz dice “pensé que yo venía por cómo resolver el problema de la fábrica de delincuentes, número uno, que eso es para mí lo más importante”. ¿Acaso no es eso lo que tendría que hacer cualquier gobernante? ¿Buscar y escuchar el mayor número de opiniones para saber cómo afrontar un problema de gobierno? ¿Encontrar expertos para mejorar las acciones de gobierno? ¿Y Clara Luz podía saber que aquel sujeto que se vendía como “coach” era, en realidad, un delincuente perverso narcisista y explotador? ¿No deja abierta la duda sobre los engaños por los que pudo haber llegado Clara Luz a reunirse con Raniere? ¿No queda claro que Clara Luz pudo ser una víctima de Raniere?

Claramente Clara Luz Flores y Emiliano Salinas no son iguales. Mientras que la primera fue parte de algún grupo de programas para el éxito con un desafortunado encuentro, Emiliano Salinas Occelli fue la semilla en México para diseminar la estafa misógina que también comenzó con los hermanos Boone, aficionados a los programas de auto ayuda. Salinas Occelli fue quien utilizó los contactos familiares que ha gozado por ser de hijo del expresidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994). Que no se olvide que Occelli fue miembro del Consejo de ESP Executive Success Program, el primer programa desarrollado por Raniere para tener éxito en la vida y los negocios, copropietario en México y que a su propia familia (esposa e hijas) las involucró en la estafa piramidal de violencia sexual. Las mismas que se encuentran vinculadas con la fundación Inla’Kech, que recibió donativos de ESP y que también fue organizadora de la Caravana por la Paz con Justicia y Dignidad que viajó en 2011 a lo largo y ancho del país pidiendo un alto a la violencia, liderada por Julián Lebarón y Javier Sicilia.

Cayó en manos de un criminal estafador y explotador sexual

La obviedad de que el video es un golpe típico de temporada electoral exhibe peor al candidato Adrián de la Garza, que en desesperación por ser acusado de corrupto cómplice en construcción del penal de Mina, se auto descubre como un personaje dispuesto a criminalizar víctimas por sus episodios de violencia.

Cuando hablamos de violencia, solemos imaginarnos escenas con moretones sin pensar en que la forma más cruda, sostenida y perversa de la violencia criminal orquestada por Keith Raniere fue psicológica. Una espiral de abusos cometidos no sólo contra Clara Luz Flores, que sin saberlo, cayó en manos de un criminal estafador y explotador sexual. Un agresor que así como logró engañar y manipular a quien concretó ese encuentro, lo hizo con otras 16 mil personas de alto perfil en México, Estados Unidos y Canadá.

¿Es culpa de Clara Luz Flores haber sido víctima de Keith Raniere?

¿Es culpa de Clara Luz Flores haber sido víctima de Keith Raniere? Claro que no. Y tan no lo fue que a Clara Luz tampoco se le puede comparar con Alejandra Junco de la Vega, empresaria vinculada también con la organización de NXIVM en México. Pareciera que la ahora aspirante a la gubernatura de Nuevo León puso un alto y lo hizo a tiempo. Raniere habrá logrado cobrarle algún taller pero nunca logró involucrarla con sus actividades delictivas, entre las que sí se encuentran priistas, panistas y amistades.

Dice Roberta Garza, periodista que radica en EU, que el caso de Raniere fue “mucho peor que el juicio del Chapo”, que también cubrió, porque “hay muchas cosas que develan la maldad, manipulación total, el grado de abuso por el gusto de hacerlo, ya no era una cuestión monetaria como una cuestión transaccional.” También dijo en una entrevista que generalmente la gente que sale de estos grupos, salen muy afectadas y que así ha sido el caso de estas mujeres. Todas inteligentes, todas con ambición, empuje y con la característica de ser gente capaz.

¿Cómo es que empresarios, gente prominente, exitosa y mujeres trabajadoras pudieron caer en esta serie de engaños? Con la misma violencia manipuladora con la que ahora, el machismo se viste de justiciero para atacar a Clara Luz Flores cómo victimaria cuando en realidad, fue víctima y es sobreviviente.

Keith Raniere logró su imperio de violencia sexual a través de la manipulación. No es casualidad que Monterrey, la ciudad gobernada por Adrián de la Garza, sea uno de los municipios con explosión de feminicidios al 200%. Un gobernante que orquesta campañas para desacreditar a las víctimas igual va a responsabilizar a las que hoy ya no están. Clara Luz Flores sobrevivió a la manipulación de Raniere, a lo que muchas otras no pudieron. ¿Hasta cuándo continuaremos culpando a las víctimas por lo que hacen sus agresores? Y si tanto le preocupa al priista hacer justicia a las víctimas de crímenes sexuales ¿Cuándo dará la cara por todos los feminicidios y violaciones en Monterrey que ignoró?

En fin, la hipocresía.