El cohete Falcon 9 de la empresa SpaceX de Elon Musk, concluía su segunda etapa en órbita después de haberse lanzado hace 22, a principios del mes de marzo; sin embargo, el pasado 26 de marzo algunas partes se desintegraron al entrar en la atmósfera, lo cual provocó un espectáculo en el cielo nocturno.

En redes sociales, quienes presenciaron esta desintegración de partes del cohete Falcon 9 de SpaceX surcando el cielo noroeste del Pacífico, fueron testigos de lo que ellos describen como “bolas de fuego” visibles en distintas ciudades de Estados Unidos y Canadá.

Espectadores lo confunden con lluvia de meteoritos

No obstante, algunos de los afortunados en ver estas “bolas de fuego” provocadas por los fragmentos del cohete espacial Falcon 9, lo confundieron con un evento astronómico conocido como ‘lluvia de meteoritos’.

Algunos, en redes no sólo expresaron su asombro, también sus especulaciones entre las cuales, una de las más populares -después de la lluvia de meteoritos- era que parte de los satélites Starlink se estaba quemando.

El Servicio Meteorológico Nacional de Seattle, en Washington, Estados Unidos confirmó que estas bolas de fuego se trataban en realidad de la segunda etapa del cohete Falcon 9 de SpaceX.

“Los objetos brillantes en el cielo fueron los restos de la segunda etapa del cohete que no logró una combustión de desorbitación para comenzar su secuencia de reingreso a la atmósfera.”

Servicio Meteorológico Nacional de Seattle

Por su parte, el astrónomo Jonathan McDowell de la Universidad de Harvard confirmó la información sobre la desintegración de partes del Falcon 9 de SpaceX al entrar en la atmósfera, cuya misión de hecho era poner en órbita los satélites Starlink.

Con información de RT.

Fotografía: tomada de video