El candidato de MC a la alcaldía de Salinas Victoria, Raúl Cantú, amaneció este viernes en libertad. Trasciende que un juez federal lo exoneró y emitió la orden de que se le excluyera de las investigaciones que originaron su captura.

La defensa del candidato de Movimiento Ciudadano a la Alcaldía de Salinas Victoria, había solicitado su liberación al considerar que las autoridades federales, allanaron su domicilio, sin estar contemplado en la orden de un Juez Federal. Acusaron a la SEIDO de haber retenido a los hijos de la pareja por más de 10 horas, en vez de entregarlos al DIF o un familiar cercano.

“Raúl N”, era investigado por la posesión de arma de fuego en su propiedad y un supuesto intento de extorsión contra personal de la Fiscalía General de la República. La detención del candidato del “Movimiento naranja” se realizó durante el operativo efectuado por las autoridades federales para lograr la captura del líder del CDG, Evaristo Cruz alias “El Vaquero”, realizado en el municipio de Salinas Victoria.

Desde un principio el candidato se presentó voluntariamente a pedir explicación a los militares, pero terminó por ser detenido. Los representantes jurídicos del candidato mencionaron que también a ellos les negaron el acceso. Aceptaron que había armas largas en la casa del acusado, pero estas eran de cacería. Explicaron que esperan la audiencia de vinculación para presentar la papelería correspondiente.

Aseguraron que la irrupción en su casa y su detención es una confusión, y alegaron que existieron irregularidades en su captura. Según los defensores, el cateo se trató de un error pues la orden del Juez Federal no incluía este domicilio.

Familia dice que fue un error

Mientras el partido Movimiento Ciudadano en Nuevo León, así como el candidato a gobernador Samuel García, callaron durante más de 48 horas ante la detención del candidato naranja a la alcaldía de Salinas Victoria, Raúl Cantú de la Garza, la familia del aspirante había afirmado este jueves, en un comunicado, que el cateo donde fue capturado se realizó de manera errónea, ya que su domicilio no estaba señalado en la diligencia que encabezó la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada, con apoyo de la Sedena y la Policía Federal Ministerial.

En un comunicado se compartió en la página de campaña de Cantú de la Garza, desde donde su esposa Nelly Garza informó el martes que su esposo tenía más de siete horas retenido. El jueves, poco antes de las dos de la tarde, se divulgó un comunicado atribuido a la defensa legal del detenido. Se expuso en el texto que el martes, Cantú de la Garza, junto con su esposa, salió de su domicilio a fin de realizar actividades de campaña, dejando a sus hijos al cuidado de personal doméstico y de confianza, cuando a pocos minutos recibieron una llamada donde les informaban que presumiblemente elementos de la Seido y de la Sedena (encapuchados), intentaban ingresar a la casa.

“Raúl, de buena fe, sin nada qué esconder, y para cooperar con las autoridades, se regresa a su domicilio para ver qué estaba sucediendo”, se asentó en el comunicado. Hasta este momento, se asentó, “lo que la defensa ha advertido es la existencia de testigos presenciales, fotografías y videos donde se puede advertir que la detención se realizó en el domicilio del candidato, domicilio que erróneamente catearon los elementos”. Agregaron en el comunicado que “se ha tenido conocimiento que la orden de cateo del Juez Federal no involucra ni autoriza irrumpir en el domicilio de Raúl, por lo que se trata de una confusión y un error en la ubicación del cateo realizado porque el juez federal jamás ha vinculado al Sr Raúl, a su familia ni a su domicilio”.

Expusieron que “tal vez, por la cercanía de los otros inmuebles objeto del cateo”, con la casa de Cantú de la Garza, que se localiza a más de 170 metros, “pudo haber sido una equivocación por parte del equipo que realizaba el operativo”.

La defensa de Cantú afirmó que durante el procedimiento del cateo, se advirtieron varias inconsistencias, pues el domicilio del candidato no coincide con los domicilios señalados por el juez federal para cateo, ni tampoco en coordenadas; no se privilegió el interés superior de la niñez al dejar a dos menores de cuatro y dos años en el domicilio durante las más de 10 horas que duró el operativo, sin acatar lineamientos del Juez Federal de retirarlos de manera inmediata del domicilio, previo a realizar actos de investigación, así como el deber de ponerlos bajo custodia de algún familiar.

Además, según el equipo legal del candidato, no se permitió la presencia de los visitadores de Derechos Humanos durante las acciones ni de los abogados de la familia. “Es necesario aclarar que las armas encontradas en el domicilio de Raúl Cantú son armas de cacería que tienen respaldo en documentos oficiales de la Sedena, expedidos en favor de su padre y que le fueron heredadas a él a su fallecimiento”, expuso la defensa.

Afirmaron que los domicilios cateados no se relacionan ni se comunican, y las cuatro detenciones que ocurrieron durante el operativo se dieron en sucesos separados y en domicilios diferentes –lo cual así lo asentó la FGR en su comunicado-, y que “en ningún momento estuvo Raúl en compañía de los ya conocidos detenidos que buscaba la autoridad”.

Finalmente, expresó la defensa, los hechos ocurridos el martes seis de abril en el municipio de Salinas Victoria, a las nueve de la mañana, “tienen su origen en una carpeta de investigación que se tramita ante la Seido”, en actos de investigación que involucra a un capo del narcotráfico, por los que un juez federal de la Ciudad de México ordena una orden de aprehensión a ese sujeto, así como inspeccionar mediante cateo tres domicilios en ese municipio, “ninguno de ellos el de Raúl Cantú“.