Un hombre fue ejecutado a balazos y otro más resultó gravemente herido, al ser atacados por seis sicarios que portaban armas de alto poder, al sur de Monterrey. La ejecución ocurrió a las 19:10 horas de este sábado en el cruce de las calles Santos Cantú Salinas entre Pípila y El Salvador, en la Colonia Altamira.

Paramédicos de la Cruz Roja acudieron al lugar, en donde reportaban a varias personas lesionadas por proyectil de arma de fuego, una de ellas murió en el lugar. El occiso, que no fue identificado por las autoridades a pesar de que se encontraban sus familiares, era de unos 30 a 35 años de edad, quien presentaba varios impactos de arma de fuego. Mientras que Miguel Ángel Salazar Zapata, de 57 años de edad, presentaba balazos en el abdomen y en uno de sus brazos, fue llevado en la ambulancia de la Cruz Roja al Hospital Universitario.

Testigos de los hechos mencionaron que el ahora occiso y Salazar Zapata se encontraban cerca de un bar ubicado sobre la calle Santos Cantú Salinas número 318, en la mencionada colonia. Momentos después, cerca de seis delincuentes llegaron hasta ese sitio portando armas largas, por lo cual los dos hombres trataron de escapar corriendo.

Miguel Ángel fue alcanzado por los proyectiles de arma de fuego y quedó en medio de un charco de sangre sobre la calle Santos Cantú Salinas. El otro también corrió por la calle Santos Cantú Salinas y a la altura de la calle El Salvador, fue herido de muerte por lo cual saltó hacia el arroyo y cayó de una altura de entre los siete a 10 metros, donde quedó sin vida.

Agentes de la Policía Ministerial del grupo de homicidios y elementos de Fuerza Civil acudieron al lugar de los hechos para luego acordonar el perímetro. La fuente comentó que, una de las líneas de investigación sería la venta de estupefacientes en la Colonia Altamira, lo cual ya es indagado por las autoridades.

Agentes ministeriales interrogaron a los padres y familiares del occiso, esto para saber las actividades realizadas en días pasados. Por su parte, elementos del departamento de servicios periciales de la Fiscalía General de Justicia arribaron a la escena del crimen y recogieron como evidencia diversos casquillos de arma larga.

Falla doble ejecución

También el sábado, al otro extremo del área metropolitana, en Escobedo, se realizó un intento de ejecución contra una mujer y su hijo en calles de la Colonia Infonavit Monterreal, en Escobedo. Los pistoleros viajaban en una motocicleta, cuando sorprendieron a los afectados quienes apenas había salido de su domicilio.

Los hechos se registraron la madrugada del sábado, en las calles Andadora de la Concordia y 5ta Cerrada de La Paz, en la colonia Infonavit Monterreal. Las víctimas del atentado fueron identificadas los lesionados como, Irving, de 16 años, y Leidy Yaneth, de 37 años, con domicilio en dicho sector.

Los afectados dijeron que estaban apenas saliendo de su casa, cuando se acercó a ellos una motocicleta negra. Mencionaron que nunca se imaginaron que los sujetos estaban armados y menos que les dispararían. Debido a que cubrían sus rostros con los cascos de seguridad, no pudieron identificarlos. Tras herirlos, los agresores huyeron hacia la Colonia Los Eucaliptos.

Los hechos ocasionaron la movilización de los puestos de socorro, quienes atendieron a los afectados. Irving presentaba una herida en glúteo, mientras que Leidy en el brazo derecho.

Después que los lesionados fueron estabilizados fueron trasladados a la Cruz Roja de Escobedo, para posteriormente llevarlos al Hospital Universitario.

En el lugar del ataque se hallaron cinco casquillos calibre 9 milímetros, mismos que fueron recolectados por personal de Servicios Periciales. La Fiscalía General de Justicia del Estado está integrando una averiguación previa, para determinar si este caso está relacionado con actividades ilícitas.