Por José Jaime Ruiz

josejaimeruiz@lostubos.com

@ruizjosejaime

El uso electoral de la Unidad de Inteligencia Financiera tiene meses preparándose. La investigación en contra de los recursos financieros y las propiedades del exgobernador Rodrigo Medina de la Cruz, su familia y Francisco Cienfuegos ya tienen bastante tiempo, ahora resurgen para su uso político. A Rodrigo Medina ya lo metieron en la boleta y le pegará directamente a la candidatura priista de Paco Cienfuegos a la alcaldía de Monterrey.

Que Rodrigo salga a responder es un triunfo de la estrategia de golpeteo de Palacio Nacional. Medina de la Cruz había mantenido un perfil bajísimo, ahora tiene que dar la cara porque las revelaciones pegan directamente a su proyecto de recuperar la gubernatura y mantener la alcaldía de Monterrey.

Información publicada por el periódico El Norte implica a Paco Cienfuegos en lavado de dinero y evasión fiscal ya que “se le detectaron movimientos con empresas fachada, ingresos no declarados al SAT y envíos de dinero a Estados Unidos y Canadá.

“Los manejos irregulares ocurrieron principalmente cuando el hoy aspirante formó parte de la Legislatura local del 2012 al 2015, en su primer periodo como Diputado, y durante su gestión como Alcalde de Guadalupe, del 2015 al 2018”.

El enriquecimiento de Cienfuegos inició cuando fue vocero de la administración de Rodrigo, entre 2010 y 2011, tiempo en el que se elevó el gasto del gobierno en imagen a 1.7 millones de pesos al día para finalizar en 3 millones de pesos diarios.

“Incluso, la compra de un avión Hawker 700A en 1.2 millones de dólares por parte de Cienfuegos y su hermana Narcedalia entre el 2010 y el 2011 está bajo la lupa de la UIF”, señala el medio de comunicación.

Las indagatorias en contra de los personajes más relevantes del PRI medinista continuarán. Adrián de la Garza tendrá que cambiar su narrativa de orden y experiencia porque sus líneas discursivas son muy endebles, como ya lo criticó el candidato de Movimiento Ciudadano, Samuel García.

La mayor vulnerabilidad de Adrián no es Medina de la Cruz, es su hermano Filiberto de la Garza Santos y su relación con los casineros. La Secretaría de Gobernación pudo proporcionar información valiosa a la UIF de Santiago Nieto acerca de las actividades de Filiberto en casinos como el Miravalle desde donde, se especula en Nuevo León, se financiaron las actividades políticas del PRI medinista.

Samuel y Fernando Larrazabal (PAN) van a utilizar la noticia en contra de Adrián y Paco Cienfuegos. Clara Luz Flores debe inventarse un vocero en el tema Medina-Adrián, que bien puede ser Felipe de Jesús Cantú quien en 2018, en la competencia por la alcaldía de Monterrey, sacó el tema espinoso de los hermanos De la Garza, Adrián y Filiberto, con los casineros.