La Organización Mundial de la Salud evalúa clasificar como variante de interés la mutación B1.519 de Covid-19, que circula desde octubre en México. Sylvain Aldighieri, gerente de Incidente para Covid-19 de la Organización Panamericana de la Salud, explicó que un comité de expertos de la OMS está evaluando incluir la variante reclasificada como B1.519 dentro de las denominadas “de interés” ante el intelecto de casos detectados en las muestras de secuenciación genómica efectuadas en el país.

Dichas muestras de secuenciación genómica de la variante B1.519 ya han sido notificadas en la plataforma GISAID (Global Initiative on. Sharing All Influenza Data) que pone a disposición inmediata de los países los genomas de los virus y sus mutaciones.

“Aunque se ha documentado el aumento de casos atribuidos a esa variante B1.519 en México, el desplazamiento y el reemplazo de variantes es un proceso esperado que se ha observado en otras regiones de las Américas y otras regiones del mundo. Sin embargo, por las características moleculares y cambios encontrados, actualmente esa variante se evalúa su clasificación como variante de interés.”

Sylvain Aldighieri

Sin embargo, Sylvain Aldighieri aclaró que todavía no es posible determinar si las mutaciones del virus original de Covid-19 generan mayor gravedad o letalidad, disminución de la eficacia de respuesta inmunológica natural o de la protección de las vacunas desarrolladas.

Clasificación de las variantes de Covid-19

Un grupo de trabajo en genómica y en evolución del virus en la OMS se encarga de revisar los antecedentes y la evidencia disponible para cada variante con potencial impacto en la salud pública.

A su vez, este grupo de expertos propone su clasificación como variante de preocupación o como variante de interés para dar un seguimiento permanente, según sea el caso.

Sylvain Aldighieri explicó que una variante de preocupación— a diferencia de las de interés— tiene un posible potencial de convertirse en un peligro local, regional y mundial en caso de no controlarse.

“Para ser clasificada como una variante de preocupación debe de tenerse evidencia suficiente, más allá de una secuencia, que demuestre un aumento en la capacidad de transmisión; y/o un cambio en la forma clínica; y o una mayor virulencia; y/o un impacto negativo en los métodos diagnósticos, o la disminución en la eficacia en las medidas de control de salud pública, incluyendo las vacunas.”

Sylvain Aldighieri

La Unidad de Desarrollo Tecnológico e Investigación Molecular del Instituto Nacional de Diagnóstico y Referencia Epidemiológica (InDRE) informó en octubre de 2020 la circulación de esta “variante mexicana”, inicialmente clasificada como B1.1.222 —ahora B1.519—.

Las muestras secuenciadas con la variante B1.519, pasaron de 5 a 87 por ciento de todos los casos estudiados por los institutos de Medicina Genómica y Nacional de Enfermedades Respiratorias; sin embargo, no se ha informado su impacto clínico y respuesta inmune.

Fotografía: Daniel Augusto / Cuartoscuro