Las autoridades sanitarias de Suecia admitieron este martes que tiraron a la basura cientos de dosis de la vacuna contra el Covid-19 de AstraZeneca, debido a que varias personas cancelaron su cita o no se presentaron a la aplicación del fármaco. Esto sucede luego de reacciones adversas, como los casos de trombosis, registradas en distintas partes del mundo, que a varias personas provocó la muerte tras recibir esa vacuna.

Las autoridades de Suecia señalaron que la decisión de tirar a la basura las dosis del fármaco se tomó porque se descomponen después de unas horas de haber salido de refrigeración.

A pesar de los casos adversos reportados por la vacuna de AstraZeneca, las autoridades sanitarias en Suecia sostuvieron que hay más beneficios que riesgos, tal como lo ha mencionado la Organización Mundial de la Salud, pero sugieren su uso en personas mayores de 65 años.

Extienden restricciones en Suecia por aumento de casos

El gobierno de Suecia ya extendió sus restricciones vigentes por prevención del Covid-19 de finales de marzo hasta principios de mayo debido al incremento de contagios de la enfermedad.

Medidas vigentes por Covid-19 en Suecia

Los bares y restaurantes deberán cerrar a las 20:30.

Bares, restaurantes, tiendas, gimnasios y centros comerciales tendrán limitaciones de espacio y número de clientes.

Se mantiene el máximo de ocho personas en las reuniones públicas.

Permanece la recomendación de usar cubrebocas en el transporte público durante horas pico.

En el inicio de la pandemia, Suecia, que es el país más afectado entre los nórdicos, impuso muchas medidas de prevención; sin embargo, a partir del otoño pasado relajó sus medidas comparado con las del resto de países de la zona.

En Suecia, la tasa de mortalidad asciende a 133 mil 76 por 100 mil habitantes, lo que es tres veces más que la que tiene Dinamarca, nueve más que Finlandia y diez más que Noruega.

Dicha cifra es inferior a la de los países más golpeados por la pandemia en Europa, como República Checa, Hungría, Bélgica, el Reino Unido, Italia, España y Francia.

Fotografía: Internet