Con la ayuda del telescopio Murchison Widefield Array, un grupo de astrónomos de Australia detectaron un púlsar, una densa estrella de neutrones que gira rápidamente y emite ondas de radio que llegan hasta la Tierra.

El púlsar fue detectado por el radiotelescopio de baja frecuencia ubicado en una remota región de Australia Occidental. Esta es la primera vez que los astrónomos descubren un púlsar con el MWA; sin embargo, esperan poder localizar muchos otros.

Los púlsares nacen como resultado de las supernovas

El descubrimiento fue realizado por Nick Swainston, estudiante de la Universidad de Curtin del Centro Internacional de Investigación en Radioastronomía. Los astrónomos señalan que este hallazgo es sólo una muestra de lo que podrá descubrir la nueva generación de radiotelescopios Square Kilometer Array.

En un comunicado del observatorio explica que los púlsares nacen como resultado de supernovas: cuando una estrella masiva explota y muere, puede dejar un núcleo colapsado conocido como estrella de neutrones. Aproximadamente, tienen casi más del doble de masa que el Sol, pero están comprimidos a solo 20 kilómetros y tienen campos magnéticos ultra fuertes.

Ramesh Bhat, astrónomo y profesor del ICRAR-Curtin, dijo que el púlsar recién descubierto se encuentra a más de 3 mil años luz de la Tierra y gira aproximadamente una vez por segundo.

El astrónomo también explicó que los púlsares giran increíblemente rápido en comparación con las estrellas normales y los planetas. “Pero en el mundo de los púlsares, es bastante normal”, agregó.

Este descubrimiento es una prueba de que existe una gran población de púlsares

Por medio de los púlsares, los astrónomos pueden probar varias leyes y teorías, incluida la prueba de las leyes de la física en condiciones extremas. “Una cucharada de material de una estrella de neutrones pesaría millones de toneladas”, dijo Bhat.

“Sus campos magnéticos son algunos de los más fuertes del Universo, así que podemos usarlos para hacer física que no podemos hacer en ninguno de los laboratorios terrestres.”

Ramesh Bhat

Finalmente, Steven Tingay, director de la MWA, asegura que este descubrimiento es una prueba de que existe una gran población de púlsares localizados en el hemisferio sur. Encontrar púlsares y usarlos para la física extrema también es un motor científico clave para el telescopio SKA.

Fotografía: ICRAR / Curtin University.