El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, reconoció el genocidio armenio ocurrido en la primera Guerra Mundial, este 24 de abril de 2021, día en que se conmemora el recuerdo de la masacre. Joe Biden reconoció que los asesinatos y deportaciones de cientos de miles de armenios, de parte del Imperio Otomano, a principios del siglo XX, debe ser considerado el genocidio armenio.

“El pueblo estadounidense honra a todos los armenios que murieron en el genocidio que comenzó hoy hace 106 años. Afirmamos la historia. Hacemos esto no para culpar, sino para asegurarnos de que lo que sucedió nunca se repita.”

Joe Biden. Presidente de Estados Unidos

La declaración de Joe Biden llega en un momento de tensiones entre Estados Unidos y Turquía, y podría afectar relaciones diplomáticas entre ambas naciones.

El gobierno de Turquía no celebró el reconocimiento del genocidio armenio. El ministro de relaciones exteriores, Mevluv Cavusoglu, dijo rechazar por completo la decisión, calificándola de populismo.

Genocidio armenio

El genocidio armenio fue un evento que comenzó el 24 de abril de 1915, en medio de la primera guerra mundial. Autoridades del imperio otomano detuvieron a 235 armenios en Estambul. Luego a miles más, en el lapso de 8 años, y comenzaron a deportar a la población de ese país. Las marchas forzadas fuera de lo que ahora es Turquía provocaron la muerte de los armenios.

Además, los sobrevivientes eran violentados sexualmente por quienes se supone debían protegerlos, y asesinados a discreción de las autoridades. En total se habla de 2 millones de personas afectadas, entre deportaciones y asesinatos.

El genocidio armenio es considerado el primer genocidio de la historia moderna mundial, detrás del Holocausto, que ocurrió durante la segunda guerra mundial.

Turquía ha negado que los hechos se trataran de un genocidio, acusando que los hechos fueron resultados de conflictos étnicos y guerras internas entre los países. Sin embargo, los estudiosos del tema han corroborado que las motivaciones detrás de la deportación eran similares a un plan de exterminio masivo, sistemático y premeditado específicamente en contra de la población armenia en Turquía.

Fotografía: White House/ Adam Schultz