Ante la escasez de precipitaciones en los últimos meses, Nuevo León enfrentará las altas temperaturas con presas semivacías y la amenaza de bajas presiones y recortes en el suministro de agua potable.

Según cifras de la Comisión Nacional del Agua, la Presa Cerro Prieto se encuentra apenas a un 17 por ciento de su capacidad de almacenaje, con 51 millones 750 mil metros cúbicos por segundo. Cantidad que se prevé siga a la baja derivado a la evaporación por los intensos calores, agotando reservas en no más de ocho semanas.

De no registrar lluvias extraordinarias en los próximos 60 días, advirtió Gerardo Garza, director de Agua y Drenaje de Monterrey, se procedería a realizar cortes aleatorios en el área metropolitana a partir del mes de julio.

“Vamos a tener que estar rotando y quizá bajando presiones en los horarios menos críticos, que para nosotros es la madrugada, obviamente rotando para que no sean los mismos usuarios los afectados.”

Dijo que una vez que se termine el abastecimiento de este embalse se activarían fuentes alternas, sin que sean suficiente para un servicio de 24 horas.

En vista de esta grave escasez llamó a la población a cuidar del vital líquido, no regar jardines y banquetas, no lavar el carro con la manguera, cerrar la regadera mientras te enjabonas, entre otras: “Va a quedar un déficit de entre 400 y 600 litros por segundo, que es un caudal importante”.

En un escenario más favorecedor, la Presa El Cuchillo registra 596 millones 484 mil metros cúbicos por segundo, a un 53 por ciento de su capacidad; y La Boca 28 millones 751 mil metros cúbicos por segundo, a un 73 por ciento. En cambio, Cerro Prieto almacena sólo 51 millones 750 mil metros cúbicos, esto es, un 17 por ciento de su capacidad.