Durante el debate entre candidatos al gobierno de Querétaro 2021, la candidata del Partido del Trabajo, Penélope Ramírez Manríquez, propuso la castración química feminicidas. Además de la castración química a los responsables del delito de feminicidio, Penélope Ramírez pidió elevar la pena máxima de feminicidio de 50 a 80 años de cárcel.

La candidata del PT dijo que busca establecer una administración en Querétaro con perspectiva de género.

Otras de las propuestas Penélope Ramírez Manríquez para la atención de violencia contra las mujeres fueron:

  • Elevar pena máxima de feminicidio a 80 años.
  • La creación del centro de atención a víctimas más grande y eficaz del país.
  • Una ciudad conectada para combatir la delincuencia.
  • Sistema de transporte nocturno exclusivo para la mujer.

Propone transformar a Querétaro en el nuevo Silicon Valley

Penélope Ramírez Manríquez, afirmó también que el verdadero partido de izquierda en Querétaro es el PT. Aseguró que una vez llegando al gobierno estatal, promoverá la investigación científica y tecnológica como nunca antes. 

Esto con ayuda de la creación del Centro de Investigación Inter-universitario para que cada una de las universidades de Querétaro mande a sus mejores talentos.

De esta forma, Penélope Ramírez Manríquez propuso transformar a Querétaro en el nuevo Silicon Valley.

Queretaro está entre los primeros 50 municipios con más carpetas de feminicidio

El municipio de Querétaro ahora ocupa el lugar 48 entre los primeros 100 municipios a nivel nacional con más carpetas de investigación por feminicidio. Esto de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, con corte hasta noviembre de 2020.

La capital del estado ocupa este lugar debido a que se reportaron cuatro carpetas de investigación por este delito. Es decir, tiene una tasa de incidencia de 0.81 víctimas por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo hasta el mes de noviembre, en Querétaro se investigaban 11 casos de feminicidio. Por lo que la tasa de incidencia de este delito era del 0.95 por cada 100 mil habitantes, mientras que la nacional se ubicó en 1.32.