A sus 17 años, Dasia Taylor, estudiante de secundaria, puede presumir la autoría de un invento que puede salvar la vida de miles de personas. Se trata de un hilo de sutura que cambia de color cuando detecta que una herida se ha infectado. Lo mejor de todo es que la sutura puede detectar las infecciones en su etapa temprana, lo que permite evitar medidas invasivas y combatirlas con antibióticos.

Se piensa que ese atributo de la sutura creada por Dasia puede ser de gran utilidad en países con limitado acceso a medicamentos y servicios de salud.

¿En qué se inspiró Dasia para crear la sutura que cambia de color?

Todo comenzó cuando surgió la oportunidad de que Taylor, quien desea convertirse en cirujana, pudiera ingresar al concurso Regeneron Science Talent Search. Fue entonces que decidió aprovechar el conocimiento que tenía por su interés en las “suturas inteligentes”. Estas detectan una infección identificando cambios en la resistencia eléctrica de una herida. La amenaza es informada mediante una advertencia a un teléfono inteligente o computadora.

¿Cómo puede el hilo de sutura cambiar de color ante una infección?

Dasia, quien ha realizado mucho trabajo de equidad racial, se percató que ese tipo de suturas no podrían utilizarse en países en desarrollo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) en esos lugares, hasta el 11% de las heridas quirúrgicas desarrollan infecciones.

Ante ello, la joven decidió concursar desarrollando un hilo de sutura que aprovechara los niveles de pH natural de la piel para alertar sobre alguna infección. Los niveles de pH de la piel suelen rondar los 5, pero una infección puede hacer que el pH aumente.

Para evidenciar ese cambio, Taylor decidió teñir su hilo de sutura con jugo de betabel, que va del color rojo al morado ante una infección.

“Descubrí que la remolacha cambiaba de color en el punto de pH perfecto [alrededor de un pH de 9]. Eso es perfecto para una herida infectada.”

Dasia Taylor

Los cambios en el pH ocurren temprano en la infección. Ante ello, Taylor espera que las suturas que cambian de color ayuden a detectar las infecciones en su etapa temprana. Esto permitiría el uso de antibióticos para tratarlas, en lugar de medidas más invasivas, necesarias ante una infección avanzada.

Dasia no llegó al top 3 del concurso, pero inscribió su proyecto en una competencia patrocinada por el Ejército de EU, en la que se llevó el primer lugar.

Con información de freethink.com

Fotografía: Bofu Shaw/ Unsplash