En el Día Internacional del Trabajo en Ciudad de México, unas 200 trabajadoras sexuales marcharon en una movilización matutina que inició en el corredor de la zona de La Merced y que llegó hasta el Zócalo de la CDMX. Protestan por la violencia y las extorsiones.

Las trabajadoras sexuales manifestaron en pleno centro de la CDMX junto con otras organizaciones sociales para exigir respeto y reconocimiento al trabajo social. Debe recordarse que mediante el amparo que se ganó ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), derogó un artículo de la Ley de Cultura Cívica y donde era una falta administrativa dedicarse a la prostitución.

La asesora jurídica de la organización Brigada Callejera de Apoyo a la Mujer, Elisa Martínez, del colectivo que promueve la marcha desde hace varios años, destacó que una cosa es la trata de personas “y otra cosa el trabajo sexual” y bajo ese amparo el oficio de las chicas se puede ver como:

“Una actividad que les otorga el derecho a organizarse, acceder mejores situaciones laborales y a evitar extorsiones de distintos actores como autoridades y hoteleros.”

Además, la abogada dijo que están dadas las condiciones para que a las trabajadoras sexuales se les reconozca ante la Secretaría (Ministerio) del Trabajo, “como trabajadoras no asalariadas”.

Trabajadoras sexuales en la CDMX

A inicios de febrero, según estimaciones de la propia Brigada Callejera, la pandemia por Covid-19 duplicó el número de trabajadoras sexuales en la Ciudad de México. La organización señaló que mientras antes de la pandemia había unas 7 mil 700 trabajadoras sexuales, actualmente se estima que el número ascendió a 15 mil 200 tan solo en la CDMX.

Debido a las difíciles condiciones económicas derivadas de la crisis sanitaria. El organismo detalló que, de este aumento, 40 por ciento son mujeres que habían dejado el trabajo sexual pero que tuvieron que regresar a las calles, otro 40 por ciento son mujeres que comenzaron a raíz de la crisis; y el 20 por ciento restante representa a las que no están en un punto específico, es decir, caminan en vía pública buscando clientes.

Fotografía: Armando Monroy