Por primera vez en Nuevo León el precio de la gasolina Premium alcanzo en algunos establecimientos los 23.16 pesos. De acuerdo con los compradores, esto ya lo esperaban porque realmente, los precios de los combustibles no han parado de aumentar.

El mayor incremento se registró en la región citrícola de estado en donde en algunos negocios la ofrecía a hasta 23.16 por ciento. Esto ocasionó que varias personas se quejaron del nuevo precio, sin que nadie pueda hacer algo al respecto.

“¿Pues no que los combustibles ya no iban a incrementar? Eso es una mentira, porque cada vez más nos percatamos que el precio sigue, ya mero llegamos a los 25 pesos”, señalo Pablo Hernández.

Taxistas locales y foráneos que prestan sus servicios en esa zona del estado y municipios conurbados indicaron que esta situación afecta la economía, además de los costos de las refacciones y lubricantes que también han incrementado.

Destacaron que desde el último aumento a la tarifa que autorizó la Secretaría de Vialidad y Transporte (Sevitra) las cosas han cambiado, pero en la actualidad es nula la ganancia que obtienen por sus servicios.

Al cuestionar a los ciudadanos sobre si estaba de acuerdo con la disminución en el precio de referencia para la gasolina en la ciudad, esto contestaron.

“Pudo haber bajado más, siempre será un precio injusto para un país productor”, “La reducción debería ser mayor”, son algunas de las respuestas que dieron los consultados.

Gilberto Gómez, taxista desde hace cinco años, asegura la gasolina del país sigue siendo cara.