De nueva cuenta la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación tumbó una candidatura a Morena, al considerar que la diputada Mariela Saldívar Villalobos, no había renunciado a tiempo al partido de Movimiento Ciudadano y por consiguiente revocó su designación y no podrá participar en el próximo proceso electoral.

Lo anterior es el resultado de la impugnación que promovió el Partido Acción Nacional en la que señalaba que no se había separado a tiempo de la bancada de MC, tal y como lo establece la ley. Este recurso no había prosperado ante la Comisión Estatal Electoral (CEE) y el Tribunal Estatal Electoral (TEE).

Por lo que sus adversarios se fueron hasta la Sala Regional quien fue la que determinó que la candidatura por el distrito ocho en Monterrey de Marial Salival Villalobos no podía ser posible y la tumbaron. Tras ser notificada sobre la resolución, la aún diputada que pretendía reelegirse lamentó el fallo en su contra.

“Soy la única que se atreve a desafiar al PRI y al PAN en el Congreso de Nuevo León en la lucha contra la corrupción, la defensa de las áreas verdes y los derechos humanos. Digo y hago lo que nadie más se atreve y exijo el cumplimiento de la Ley al punto de denunciar a las autoridades por incumplimiento, abuso de autoridad y presuntos actos de corrupción.”

“Soy una amenaza para el sistema político de Nuevo León y no me quieren en el Congreso. Entiendo perfecto por qué el PAN se empeñó en impugnar mi candidatura a Diputada local por reelección hasta que logró cerrar también esa oportunidad.”

La misma suerte fue la que sufrió la diputada Delfina Beatriz de los Santos Elizondo cuya Sala Regional revocó también su candidatura al postularse por un distrito diferente al que pertenece y no acreditar haber renunciado al Partido del Trabajo.

“No es apegado a la Ley, porque conforme al artículo 49 de la Constitución neoleonesa, no tiene derecho a participar en una elección consecutiva en un distrito diverso al que ocupa actualmente; además, no acreditó haber renunciado al Partido del Trabajo antes de la mitad de su mandato.”

Al respecto, la aun diputada local calificó de arbitraria la resolución, ya que “sin fundamento jurídico me dejaron en estado de indefensión frente a una impugnación de la autoridad por un acto ajeno a mi persona”.

Anteriormente, el tribunal también había tumbado la candidatura de la diputada Tabita Ortiz por Movimiento Ciudadano al considerar que estaba buscando contender por un distrito distinto al que fue postulada originalmente