Tras más de un año y medio de problemas fiscales que los obligara a cerrar algunas delegaciones y sub estaciones de apoyo, el Patronato Bomberos Nuevo León pasa por una mejora en su estabilidad económica, pero viene otra crisis, la falta de agua.

Así lo manifestó el Director General Interino de Bomberos Nuevo León, Luis de la Garza Medina, quien subrayó que además de pasar por una mejora fiscal que les permite la operación de las 13 estaciones con las que cuentan, ya están en diálogos para poder mejorar sinergias en las cuatro que tuvieron que cerrar o ceder su operación a ciudades como García, Salinas Victoria, Linares o Montemorelos.

A decir del Comandante en Jefe de las áreas operativas y administrativas de Bomberos Nuevo León, la situación poco a poco ha ido mejorando, pues el pasado año 2020 no fue fácil para nadie.

“Te puedo decir que el año 2020 no fue nada fácil para nadie. Hemos ido poco a poco recuperándonos en una estabilidad (fiscal) tras el año pasado (del Covid-19), y ya estamos en pláticas con alcaldes electos y quienes fueron candidatos. Así lo hicimos desde las campañas de las Ciudades de García, de Montemorelos y demás, para poder ir mejorando la operación de nuestras estaciones.”

Estamos en diálogos frecuentes con empresarios y sectores del IRPAC (Industriales del Poniente), con quienes vemos la operación natural de nuestras estaciones en zonas como García. Esto implica un esfuerzo de todos y de manera conjunta para poder pasar a una mejora en la administración.”

“Necesitamos de mucha ayuda de las cooperaciones de empresarios para poder mejorar nuestras instalaciones y operaciones de Montemorelos, de Linares y García, que es donde hemos tenido que ceder, no cerrar del todo. Pero sí que nos apoyaran las administraciones municipales. Ahora bien, tenemos una oportunidad de mejorar en Linares, donde tras 22 años de operaciones de esta estación, podemos regresar a retomar una buena sinergia para mejorar los servicios que prestamos.”

A decir del experto, una estación o delegación de Bomberos en los Municipios llega a costar por año hasta 4.2 millones de pesos, una cifra nada fácil de poder concretar a lo largo de 12 meses, pues de ahí el 70 por ciento de estos dineros se van en pagos de salarios. Y el resto en el mantenimiento del equipo, de las unidades, obviamente las instalaciones, esto sin considerar alguna mejora o modificación a sus herramientas o instalaciones físicas en cada cede.

Dicho lo anterior el servicio de Bomberos que ofrece a los nuevoleoneses es costoso y se requiere de una excelente disciplina fiscal, de muchos apoyos de las diversas autoridades, y sobre todo de que el empresariado y la comunidad se vuelve a ofrecer su apoyo general para que sigan brindando servicios de calidad.

“Si el año pasado nos vimos en la necesidad de cerrar algunas de nuestras estaciones, fueron tres para ser precisos, pero seguimos como quiera apoyando al servicio en estas localidades, porque es normal y frecuente que Protección Civil nos demanden apoyos…”

“Aquí es muy importante la colaboración estrecha de los empresarios, de las autoridades para poder mantener abiertas nuestras fuentes de ayuda, compartir gastos, es lo que nos ha permitido mejorar el servicio y no cerrar más estaciones.”

“En teoría por año tenemos una estimado que una estación nos llega a costar entre 4 millones y 4 millones 200 mil pesos, es decir 4.2 millones el estar operando, esto en su totalidad, contando equipo y material humano, de donde el 70 por ciento de estos dineros se no va a nómica solamente.”

Para el Jefe de Bomberos es importante no bajar el espíritu en las labores diarias, el tener fe y el hacer equipo desde adentro como hacia afuera de esta benemérita institución. 

El mal que viene, la falta de agua

Si bien la situación fiscal de Bomberos Nuevo León transita por una mejora en los aspectos económicos para poder mantener en óptimas condiciones los servicios que ofrecen en las 13 delegaciones y sub estaciones, ahora hay un mal que se avecina, y este es la falta de agua.

La severa sequía por la transita el Estado Nuevo León, la falta de lluvias y con ello la escasez del vital líquido en los vasos de las presas, aunados a los cortes intermitentes que se darán del vital líquido en las Colonias, pinta un panorama nada alentador.

La situación es grave, y más aún cuando el récord de incendios ya sea en zonas boscosas o bien urbanas crece exponencialmente un ritmo pocas veces visto. Tan es así que como ejemplo de pasar a atender 433 reportes de ayuda por incendios por mes de abril a la fecha el récord creció a 800 eventos por mes, reveló el Director General Interino de Bomberos Nuevo León, Luis de la Garza Medina.

Y es que este 2021 ha sido hasta el momento uno de los más secos en la historia moderna de Nuevo León, deja un panorama muy gris en cuanto a poder disminuir sus eventos y con ello crece la posibilidad de daños a terceras personas. 

“Ahorita nos preocupa y mucho el número de eventos, de auxilios que tenemos que realizar, y más que eso, es la falta de agua, porque si vamos a cubrir un auxilio y en esa zona no hay agua por los corte del servicio ¿cómo podremos apoyar? Nos tendríamos que conectar a las tomas de las empresas, de los edificios particulares, y en este momento en que debemos de comenzar a tener estos diálogos y hacer sinergias con los empresarios para que tengan en buen estado sus bombas de servicios del agua y que tengan en existencia un protocolo de acción.”

“Te puedo decir que tan solo en abril llegamos a tener más de 800 reportes y que fueron atendidos de inmediato, por lo normal al mes atendemos unos 433 reportes, pero se ha venido en aumento. Un sábado creo, si bien recuerdo el día 9 de abril, me hablaron y me dijeron: ‘no hay estaciones con bomberos, no hay una sola con personal’. Yo estaba en una boda y pregunté ‘¿Cómo?’ ‘Sí’, me dijeron, ‘Están todos en eventos trabajando no podemos atender un solo incendio más’. ¿Te imaginas lo grave de eso con sequía, con cortes de agua…? La gente debe de cuidar el agua.”

“Es ahorita que debemos de ser muy consientes. No lleve, hay sequía, hay cortes de agua y por consiguiente los hidrantes no cuentan con agua. Es necesario de la conciencia de la gente y ahorita que los empresarios, nos apoyen si llegamos a necesitar de sus tomas.”