El presidente Andrés Manuel López Obrador adelantó que presentará tres reformas constitucionales: la primera fortalecerá a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), la segunda garantizará la independencia del Instituto Nacional Electoral (INE) y la tercera convertirá a la Guardia Nacional en una extensión de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

El primer mandatario explicó, durante su conferencia de prensa, que tiene la obligación de presentarlas porque son necesarias y buenas para el pueblo y la nación.

Reforma a la CFE

La reforma a la CFE tendrá como propósito que el 54 por ciento del mercado eléctrico pertenezca a la Comisión y el 46 por ciento a las empresas particulares; ya que con la reforma energética que se aprobó durante el sexenio de Enrique Peña Nieto la paraestatal no puede subir energía eléctrica antes que las particulares.

Asimismo, buscará que los usuarios domésticos paguen menos por la luz que las grandes corporaciones. El jefe del Ejecutivo indicó que durante el periodo neoliberal las administraciones pasadas apostaron a destruir la CFE y dejar el mercado a empresas privadas, lo que afectó a los consumidores porque aumentaron los precios de la electricidad.

Reforma al INE

López Obrador indicó que elaborará una reforma para garantizar la independencia del INE o lo desaparecerá y creará un organismo autónomo que proteja el sistema democrático del país. Considera que el organismo sirve a grupos de intereses creados, como partidos políticos.

“Tenemos que buscar la forma de que quienes coordinen los procesos electorales sean [personas] de inobjetable honestidad, rectos, auténticos demócratas. ¿Qué es un demócrata? Es una gente que independientemente de su origen de clase o de su manera de pensar actúa con rectitud.”

Además, agregó que aquel que busca intervenir en las elecciones y hacer lo posible para que no llegue a la presidencia un candidato “populista”, no es un demócrata, porque el pueblo es quien elige a sus gobernantes. “¿Queremos una democracia para las élites?”, cuestionó el presidente.

Dijo que no es posible que se destinen 20 mil millones de pesos del presupuesto público para las elecciones. Por ello, bajará el presupuesto, pues “necesitamos recursos para el desarrollo y bienestar del pueblo”. Incluso, sostuvo que propondrá que se reduzca el número de diputados y senadores que conforman el Congreso de la Unión.

Adhesión de la Guardia Nacional a Sedena

La última reforma busca que la Guardia Nacional no se eche a perder, sostuvo, como sucedió con la Policía Federal.

“Al grado que está preso el que fue secretario de Seguridad Pública en el gobierno de Calderón, [Genaro García Luna], y ese policía no actúo con profesionalismo. Además, nunca tuvo el apoyo que necesitaba”, expresó.

El Presidente expuso que la Guardia Nacional debe seguir consolidándose, por lo que en su momento propondrá que forme parte de la Sedena, como la Fuerza Aérea. Por último, reiteró que si los legisladores no aprueban las reformas, él ya cumplió con proponerlas, y ellos deberán aceptar su responsabilidad.