La búsqueda de mayor apertura es una de las principales demandas por parte del sector restaurantero de Nuevo León, pues a pesar de ya llevar meses con un 60 por ciento de capacidad de operatividad, estos aseguran que sigue sin ser suficiente para recuperar la totalidad de su economía.

“No me explico por qué seguimos al 60 por ciento, deberíamos de estar al 100 por ciento de aforo. Por eso seguimos buscando más apertura”, dijo Jorge Moeller, Presidente de la Cámara de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac).

Pese a que Nuevo León se encuentra con un continuo índice de menos de 200 casos de Covid-19 diariamente, esto no ha sido motivo suficiente para que la Secretaría de Salud garantice una mayor reapertura.

En su defensa, el Presidente de Canirac destaca que los protocolos que se llevan a cabo en cada restaurante de la entidad garantizan la seguridad y salud de sus clientes, esto a través del programa Mesa segura, que además procura que eviten ser sancionados al cumplir con las medidas necesarias para mantenerse activos. Sin embargo, menciona que los restaurantes siguen viéndose afectados al no incrementar los aforos permitidos.

“Somos los más dañados por la pandemia. Agradecemos que se ha facilitado la apertura, aunque de forma muy lenta, por eso un 60 por ciento sigue siendo insuficiente, porque respetamos los protocolos de salud, merecemos más oportunidad.”

El encargado de la cámara restaurantera señaló que, con la nueva administración gubernamental en Nuevo León, esperan una mayor apertura no sólo con los establecimientos de comida, sino con los demás sectores comerciales que también se han visto afectados por el paso de la pandemia.