En una decisión histórica, este 16 de junio, los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación decidieron que el mecanismo de la ONU, conocido como Acciones Urgentes, para la búsqueda de personas desaparecidas son obligatorias para todas las autoridades.

La determinación de la Corte significa que el Estado mexicano debe cumplir con más de 400 Acciones Urgentes de personas desaparecidas que ha ordenado el Comité Contra las Desapariciones Forzadas de la ONU.

Decisión de la SCJN es un precedente importante sobre desaparecidos

Las acciones urgentes son un mecanismo humanitario establecido en el artículo 30 de la Convención Internacional para la Protección de Todas las Personas Contra las Desapariciones Forzadas. Esto es relevante porque el Estado mexicano es parte y por lo tanto debe hacer las acciones inmediatas para la búsqueda y localización de personas desaparecidas.

Según colectivos de familias y organizaciones civiles, la decisión de la SCJN es un precedente importante en México y el mundo, pues ninguna otra instancia se había pronunciado sobre el tema.

SCJN resolvió un amparo sobre una desaparición forzada

La decisión de la Corte surgió al resolver un amparo presentado por la organización Idheas contra la fiscalía de Veracruz en el caso de la desaparición de Víctor Álvarez Damián. Víctor, junto con otros jóvenes, fue víctima de desaparición forzada en 2013. La ONU emitió acciones urgentes para buscarlo, pero en Veracruz se negaron a cumplirlas.

“Ante la negativa de la autoridad ministerial y del órgano judicial de distrito de reconocer que las acciones urgentes son obligatorias, solicitamos que este asunto fuera asumido por la SCJN”.

Idheas

El CED de la ONU ha emitido 414 acciones urgentes para México, pero han sido incumplidas sistemáticamente, lo que también obstaculiza encontrar a los desaparecidos. Tras la decisión de los ministros de la SCJN, la Comisión Nacional de Búsqueda saludó que se reconociera la obligatoriedad de las acciones urgentes como lo establecen estándares internacionales.

Fotografía: Gabriela Pérez