Un hombre y una joven que esperaban un camión urbano murieron atropellados, por un auto que primero brincó un camellón, derribó una luminaria, embistió a las víctimas y por último chocó con la fachada de un negocio, en San Nicolás. En los hechos, además de las víctimas, también resultaron lesionados el conductor responsable y un empleado de la tienda de conveniencia Oxxo que fue alcanzado por los cristales rotos.

El accidente fue reportado alrededor de las 07:40 horas del sábado en el cruce de la Avenida Sendero Divisorio y Casa de Cortez, en la Colonia Casa Bella.

El presunto responsable fue identificado como Arturo Moreno Puente, de 24 años, quien tiene su domicilio en el municipio de Apodaca. Al momento del accidente, este se desplazaba a bordo de un automóvil deportivo de la marca Pontiac con placas de Nuevo León.

Según los informes recabados por las autoridades, el joven conductor se desplazaba a exceso de velocidad por la Avenida Sendero Divisorio hacia el oriente, cuando perdió el control de la unidad. El auto brincó el camellón central de la avenida, derribó una luminaria, arrolló y causó la muerte de dos peatones y finalmente se estrelló en la fachada del negocio. Mientras que la joven quedó sin vida a dos metros del vehículo, el hombre de edad mediana salió proyectado unos siete metros. Se informó que la mujer contaba con unos 17 años, misma que vestía pantalón de mezclilla, blusa negra y tenis blancos. En tanto que el hombre tenía unos 50 años de edad, y se indicó que vestía pantalón de mezclilla, zapatos industriales color negro y camisa azul.

El trabajador del Oxxo y el chofer del vehículo fueron auxiliados por socorristas y llevados al hospital. Mientras que personal de Servicios Periciales levantó las evidencias correspondientes y horas después los cuerpos de las víctimas fueron llevados al anfiteatro del Hospital Universitario.