Un grupo de investigadores desarrollaron una mano robótica capaz de obedecer las órdenes del cerebro, además, funciona de manera bidireccional pues puede transmitir la sensación del tacto al sistema nervioso.

Anh Tuan Nguyen, encargado del Departamento de Ingeniería Robótica de la Universidad de Minnesota explicó que el brazo pertenece al proyecto “Draco”. Este dispositivo “puede transmitir el sentido del tacto” gracias a la “estimulación eléctrica” presente en la interfaz nerviosa llamada “Scorpius”, “que tiene tanto receptores neuronales como estimuladores”.

“Scorpius” está compuesto por microelectrodos conectados al sistema nervioso periférico que se encarga de enviar los impulsos eléctricos del cerebro a un procesador de inteligencia artificial lo que permite el movimiento de cada dedo con una precisión del 95 al 99%.

Desde el momento en el que el cerebro manda la orden hasta el momento en el que los dispositivos reaccionan tarda entre 50 y 120 milisegundos. Aunque una desventaja es que no tiene la misma flexibilidad que la mano humana.

La bidireccional del dispositivo comienza en los sensores táctiles instalados en las yemas, estos envían señales a los que están colocados en el brazo artificial. Por medio de Scorpius las señales nerviosas se dirigen al cerebro y este las interpreta como el sentido del tacto.

Aún faltan muchos avances en el desarrollo de este tipo de dispositivos, pero es el camino hacia “la simbiosis entre humano y máquina”.