Esteban Andrada, refuerzo de los Rayados del Monterrey, llegó este domingo a Monterrey y dijo ser “un rayado más”.  El arquero de 30 años de edad salió de las puertas del Aeropuerto de Monterrey poco antes de las 10:00 horas de la mañana.

Ante un tumulto de prensa y de gente que estaba en las afueras del aeropuerto de Monterrey, Andrada rápidamente fue retirado del lugar y se dirigió a las instalaciones de El Barrial para ahí firmar su contrato que lo ligue con Rayados por los próximos cuatro años.

Andrada expresó que se sentía “contento y feliz” de llegar a Rayados, club en el que estaría si las cosas salen bien, hasta el verano del 2025. El argentino hará las pruebas físicas y médicas durante este lunes y después conocerá a sus compañeros en Rayados.  El guardameta albiazul llegó a tiempo y viajará el martes 22 de junio a la Riviera Maya, día en el que Monterrey comenzará con su pretemporada de playa.

Esteban Andrada, nuevo arquero de Rayados, tendrá tiempo suficiente para convertirse en el nuevo ídolo de la afición albiazul en el arco rayado. El meta argentino, quien llega de Boca Juniors de Argentina y lo hace para sustituir al tan criticado Hugo González, llega con el objetivo de convencer a la afición de Rayados el que su fichaje es el correcto por parte de la dirigencia albiazul, siendo que su anhelo podrá lograrlo ya sea tarde que temprano, aunque aquí lo importante es tener el argumento de que tendrá el “colchón´ suficiente para lograrlo.

Es decir, el tiempo suficiente para que se convierta en ídolo albiazul si se toma en cuenta sus cualidades como guardameta y se le compara con lo logrado en otros ex porteros de Rayados que se hicieron históricos para la afición y lo que tardaron en cosechar éxitos.

Andrada, quien se ligaría a Rayados por los próximos cuatro años, tendrá mínimamente un año de “colchón” para ser ídolo y causar diferencia en el Monterrey si se le compara con el tiempo que tardó Barovero para ser diferencial en los títulos de Rayados y lo que demoró Jonathan Orozco para ser invaluable en el arco albiazul.

Jonathan Orozco, campeón de Liga con Rayados en dos ocasiones y tricampeón con el Monterrey de la Concacaf Liga de Campeones, debutó con la Pandilla del Cerro de la Silla en el Torneo Apertura 2005 y demoró cuatro años para figurar en Monterrey y ser pieza clave en el título de Liga ante Cruz Azul en diciembre del 2009.

Tras ser figura en el arco rayado durante toda esa liguilla y también en esa final, Orozco se hizo grande en el título de Liga del Apertura 2010 y en los tres títulos de Concacaf Liga de Campeones mantuvo vivo al Monterrey en momentos apremiantes y con sus atajadas aseguró esos éxitos albiazules en años anteriores, aunque todo esto llevó un proceso inicial de cuatro años entre su debut con el equipo y su primer éxito.

Se fue Jonathan Orozco y el siguiente ídolo en el arco de la Pandilla fue Marcelo Barovero, jugador que llegó a Rayados para el Torneo Apertura 2018, aunque este demoró un año para ser figura en el conjunto albiazul en la Final de Concachampions y la de Liga en mayo y diciembre del 2019.

Barovero fue pieza clave en la Final ante Tigres y también lo fue en la cancha del Azteca dentro de los penales, esto ante las Águilas del América, siendo que con esto pudo aportar a qué Rayados lograra dos títulos en el 2019.

Jonathan demoró cuatro años para causar diferencia en Rayados y Barovero únicamente dos temporadas, es decir, un año, motivo suficiente para argumentar que Esteban Andrada tendrá el tiempo suficiente para ser otro ídolo más en la portería albiazul y llenarse de gloria en el Club de Futbol Monterrey si se hace énfasis en el tiempo de contrato que firmó en Rayados.

Con un contrato largo de cuatro años, ahora la afición albiazul deberá entender que para que haya un ídolo es necesario que haya paciencia y puedan saber esperar, situación que así pasó con Orozco y Barovero y estos tarde que temprano les entregaron alegrías en beneficio de su club, situación que da como conclusión a que si esperan lo suficiente a Esteban Andrada y le dan su tiempo de adaptación, muy seguramente el paso del “Sabandija” en México sea igual de exitoso que el de los anteriores guardametas en la Pandilla del Cerro de la Silla. ¿Le tendrán paciencia?

Fotografía: Mexsport/ ONCE Diario