Tras advertir que el incremento en las tarifas no es la solución a la crisis en el transporte público, el gobernador Jaime Rodríguez Calderón pugnó ayer en pro de una tarifa por kilómetro recorrido.

A través de redes sociales, compartió una fórmula en la que muestra lo conveniente de mantener un costo por pasaje y no necesariamente por persona, como establece la nueva Ley de Movilidad y se aplica ya en el Sistema de Transporte Colectivo Metrorrey.

“Desde que iniciamos implementando el sistema PIMUS, nos dimos cuenta que, para hacer más eficiente el transporte en el estado, es necesario aplicar el pago a los prestadores del servicio por kilómetro recorrido y no por persona”.

“Nosotros decidimos cambiar el esquema del sistema de pago en Metrorrey, con el Transmetro, dando como resultado un transporte más eficiente y rentable para los usuarios y el estado”, manifestó.

Si bien el modelo se intentó aplicar también en las diferentes rutas urbanas, los empresarios del transporte recurrieron al amparo para que no fuera así.

La meta es lograr que los transportistas cambien de opinión.

“Desafortunadamente, este esquema no se ha podido aplicar al transporte urbano, pues los permisionarios se han amparado para evitar este cambio”, agregó junto a un video en el que se explica los beneficios del esquema.

En el audiovisual de dos minutos, Manuel Vital, Secretario de Desarrollo Sustentable en el Estado, explicó la forma en la que este opera.

Detalló que la última licitación que realizaron en Transmetro costó 33.64 pesos por kilómetro, cifra con la que se movieron 3 millones 182 mil 025 pasajeros en un mes típico.

El costo mensual por los kilómetro recorrido, dijo, es de 20 millones 619 mil 522 pesos, que se traduce en 6.48 pesos por pasajero.

“¿Por qué cambiar el esquema del sistema a un pago por kilómetro? Esto lo hemos venido haciendo en Metrorrey, y los Transmetros”.

“Es mejor servicio, menor costo, menores emisiones”, resaltó.

Reprueban transportistas sexenio del “Bronco”

Tras señalar un severo retraso al avance urbano del área metropolitana de Nuevo León, la Asociación de Transporte Público de Pasajeros de Nuevo León destacó que el sexenio del actual gobernador, Jaime Rodríguez, significó una crisis para la movilidad, especialmente en el transporte público.

“El transporte público masivo es una de las estrategias más importantes para cualquier gobierno inteligente, democrático e incluyente, de primer mundo, que busque la mejora de su medio ambiente, el desarrollo sustentable y orgánico de una ciudad progresista, sin embargo, para nuestra actual administración estatal, esto no fue así”, señalan los transportistas.

A través de un comunicado, puntualizaron que desde hace más de tres años la administración actual falló en su compromiso de obtener subsidios en el diésel, reducir impuestos al transporte público, créditos blandos, importación directa del combustible y apoyos para refacciones.

De igual forma, destacaron un nulo compromiso de políticas públicas que dieran prioridad al transporte público masivo y mejorara la estructura vial.

“Todo esto pone al trasporte público y sus usuarios en un verdadero estado de Indefensión, con paradas repletas de gente y tiempos de espera muy excesivos, esperando unidades para transportarlos a sus destinos”.

“Una verdadera pérdida de seis años, la destrucción de un Sistema de Trasporte, la reducción sin precedentes en el número de unidades, la quiebra inminente de las empresas, además de muchas unidades obsoletas y desmanteladas, son el verdadero saldo y la gran obra de este Gobierno Independiente, donde el Estado la metrópoli y la ciudadanía son los únicos perdedores. Con un gobierno Independiente hasta de sus ciudadanos”, señala la Asociación de Transporte Público.

Ante ello, se mostraron optimistas con miras a la nueva administración gubernamental a cargo de Samuel García, Gobernador electo, pues aseveran que tomará mejores decisiones para un correcto manejo.