Nuevo León no tiene un problema de seguridad y las carreteras que convergen la entidad, incluyendo la vía Monterrey-Laredo.

Nuevo León no tiene un problema de seguridad y las carreteras que convergen la entidad, incluyendo la vía Monterrey-Laredo, están bien, aseguró el gobernador Jaime Rodríguez Calderón.

Aunque en los últimos meses se incrementaron los reportes de atracos y personas desaparecidas  en esta vialidad, el mandatario estatal descartó que exista un problema en territorio neolonés.

“La Monterrey Laredo está bien, está bien, está bien”, aseveró.

Asimismo, aclaró que si no recibió a los familiares de desaparecidos en Palacio de Gobierno, fue porque no sabía que acudirían el pasado miércoles, día en que encontraba en otras reuniones fuera del recinto.

Sin embargo, envió a Enrique Torres, Secretario General de Gobierno, para que los atendiera, y les concretó una cita con el Fiscal de Tamaulipas, Irving Barrios, la cual pactó previamente con su homólogo Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

“No sabía que iban a estar ahí (los familiares), estaba yo en una reunión en Isssteleón, y ahí me avisaron que estaba la gente tapando la calle, y le dije a Enrique, atiéndelos”.

“En ese momento hablé yo con el fiscal de Tamaulipas, ya habíamos quedado que los iba a recibir”.

Aseguró que por la tarde incluso se comunicó con uno de los familiares, a quien le dio su teléfono personal y le pidió que lo distribuyera entre todos.

Por otro lado, respecto al anuncio del gobernador de Coahuila, Miguel Ángel Riquelme, en torno a reforzar la seguridad en sus fronteras, incluyendo Nuevo León, Rodríguez Calderón negó algún episodio de violencia.

“Todos los gobernadores reforzamos la seguridad, y no tenemos un problema de Seguridad, aquí”.

“Ahorita le hablo a Miguel para preguntarle: ¿Qué onda, wey?  ¿Cuál es la violencia que estamos viviendo?”, añadió.