De acuerdo con las presuntas víctimas denunciaron ante la Universidad a su compañero y la Ibero prometió expulsar al alumno pero no sucedió.

Alumnas de la Ibero Puebla denunciaron acoso, engaño y abuso sexual por parte de su compañero Miguel “N”, un alumno supuestamente protegido por la universidad que se graduó este año de la licenciatura de Ciencias Políticas y Administración Pública.

El medio CENTRAL obtuvo testimonio de algunas víctimas y docentes de la Ibero que pidieron mantener su identidad en el anonimato.

De acuerdo con las presuntas víctimas denunciaron ante la Universidad a su compañero y la Ibero prometió expulsar al alumno pero no sucedió.

Las jóvenes y la universidad lograron un segundo acuerdo en el que dejarían que Miguel terminara la carrera pero le quitarían la beca y se quedaría sin varios beneficios; sin embargo, tampoco ocurrió.

También la Ibero les ofreció a las víctimas un espacio en las Villas de la universidad durante cinco meses para que pudieran vivir de manera gratuita y estuvieran seguras.

Miguel ‘N’ se pudo graduar y recibió una felicitación en redes sociales por parte de la Ibero Puebla y nunca fue sancionado.

Ahora alumnas piden justicia y seguridad para ellas, de lo contrario acudirán a la Fiscalía de Puebla.

Modus operandi

Varias jóvenes denunciaron haber sufrido acoso por parte de Miguel.

Una de ellas señaló que conoció a Miguel en una organización civil denominada “Sakil Nichim Antsetik AC.” que se encuentra en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, de donde es originaria.

La joven se enteró de las becas que ofrecía la universidad a personas de bajos recursos y Miguel le ofreció su ayuda para realizar el proceso.

Desde el primer día que viajaron juntos Miguel mostró que tenía otras intenciones pues se acercaba mucho a la joven y la tocaba.

Una vez que la joven ingresó al plantel, en un supuesto acto de “compañerismo” Miguel invitó a la joven a comer a su casa.

Ahí comenzó a tocarla, la joven intentó defenderse y forcejearon pero Miguel la sujetó con fuerza y abusó de ella sexualmente.

Las agredidas tenían algo en común, pues todas son mujeres indígenas que se encontraban en situaciones vulnerables y pertenecían a grupos de becados de la Ibero.