La casa donde se realizó el cateo se encuentra en calle San Gabriel, Colonia Residencial San Miguel, en Escobedo

Los cadáveres de tres hombres maniatados y en estado de descomposición, enterrados en el patio de una casa en el municipio de Escobedo, fueron encontrados el sábado pasado por la Agencia Estatal de Investigaciones durante un cateo.

Ante la policía ya se había reportado la desaparición de las personas, se iniciaron las indagatorias y tras solicitar una orden de cateo que les otorgaron, acudieron a la vivienda en donde estaba los fallecidos.

La casa donde se realizó el cateo se encuentra en calle San Gabriel, Colonia Residencial San Miguel, en Escobedo.

De las tres personas sin vida uno ya fue identificado por sus familiares, se llamaba Alberto Ezequiel S. V., quien contaba con 23 años de edad.

El occiso antes señalado era de San Nicolás de los Garza y tiene diferentes tatuajes en el cuerpo que identificó un familiar.

Los otros fallecidos permanecen sin identificar, de una edad no valorable por las condiciones del cuerpo.

Uno de los occisos tiene una estatura de un metro con 70 centímetros aproximadamente, viste playera en color claro, short obscuro, tatuaje en antebrazo izquierdo y estaba maniatado.

El otro hombre mide cerca de un metro con 70 centímetros, viste camisa a rayas, short obscuro, calcetas obscuras, sin tatuajes, ni pertenencias, se encontraba también maniatado.

Un Agente del Ministerio Público de la Unidad Investigación de Centro de Orientación y Denuncia del Grupo Especializado de Búsqueda Inmediata, fue quien solicitó la orden de cateo, misma que autorizó un Juez de Control y Juicio Oral penal del estado.

En el lugar de los hechos además de los tres cuerpos en estado de descomposición, se encontraron 53 indicios.

Entre los indicios había muestras de mancha rojiza y perfil genético, prendas de vestir de aspecto sucio, fragmentos de cinta adhesiva color café, un machete con mango de madera.

Asimismo, se aseguró un pico con mango de madera, una pala de aspecto sucio, un tubo metálico unido a cuchillo con cinta adhesiva, un cuchillo, un teléfono celular, cable y manguera de aspecto sucio.

Una vez que concluyó el cateo, la vivienda quedó resguardada por los elementos de la policía y las indagatorias continúan para identificar a los fallecidos y verificar bajo qué circunstancias se cometió la triple ejecución.

Los cuerpos fueron trasladados en la unidad del Servicio Médico Forense al Anfiteatro del Hospital Universitario para la autopsia correspondiente, con la cual se verificarán las causas de la muerte.