Por José Jaime Ruiz

Alejandro Junco de la Vega y Samuel Alejandro García tendrán una luna de miel político-periodística corta. Serán un matrimonio mal avenido y la ruptura política, el divorcio mediático, no tardarán en llegar. La agenda político-administrativa de Samuel se confrontará con la agenda mediática de Alejandro.

Un botón de muestra lo da hoy la columna oficial “M. A. Kiavelo” del periódico El Norte:

“1.- LA cosa es que Samuel anda gritando a los cuatro vientos que le fue a todas margaritas y que el 4 de octubre que llegue a Palacio de Cantera estará arrancando con todo y, muy probablemente, hasta con fondos federales para sus proyectos…

2.- QUÉ bueno que el Gober electo consiga recursos que en el pasado han quedado sólo en promesas, peeero –nomás para aclarar paradas– sería bueno reconocer que en ninguno de los tres proyectos empieza en cero…

1.- RESULTA que el Dronco Team aquí sí había hecho la talacha y logró registrar las obras ante la Unidad de Inversiones de la Secretaría de Hacienda, aunque nunca les llegó el apoyo de Doña Fede Morena…

2.- Y YA que andamos aclarando paradas, ¿cómo está eso de que, aunque a lo largo de su campaña el emecista se la pasó prometiendo que combatiría el centralismo, ayer hasta se jactó de estar en la CDMX, ‘donde se toman las decisiones’? ¡Ufff!…”.

¿Cuánto tardó El Norte en desenamorarse de Jaime Rodríguez Calderón, el Bronco? Prontísimo, cuando lo descobijaron con el “cobijagate”. Samuel va a seguir la misma ruta que el Bronco.

CALASSO

¿Cuál es la parábola de Talleyrand sobre la farmacia de la abuela Mortemart citada por Calasso?

“Farmacias más dotadas y más científicas, utilizadas también quizá gratuitamente por médicos de gran reputación, no conseguirían reunir tan pobre gente, y sobre todo hacerles tanto bien. En esas farmacias faltarían algunos grandes medios de curación para el pueblo: la buena disposición, el respeto, la fe y el reconocimiento”.

Apunta Calasso: “Con el máximo de precisión y el mínimo de vistosidad, Talleyrand ha querido describir, aquí y sólo aquí, el carisma del poder”.

Obvio. Origen del “sacramento del poder”, “misterio primordial del poder: la virtud de curar”.

Murió Roberto Calasso. Entristecidos, nosotros, lectores.

COVID-19

Sales al parque, jogging, tenis adecuados para la vitapista. Pulsómetro. Tres gacelas prueban tus lustros. No es Kentucky, pero presumes derby ante tus coetáneos. ¿Y qué es lo que falta si la negligencia triunfa? Más de la mitad de caminantes y corredores con los que te topas, sin cubre-bocas-nariz. Así cómo. Llegamos a otra crisis hospitalaria y muchos ciudadanos relajados. ¿Es necesario un estado de excepción?

CHAMFORT

“La presencia de un desdichado tiene sobre la mayoría de los hombres el efecto de la cabeza de medusa; a su vista se petrifican los corazones.”

TAMARA KAMENSZAIN

Murió la poeta argentina. Aquí un testimonio de su poesía:

La palabra femicidio

no la teníamos

la palabra muso

no la teníamos

la palabra vata

no la queremos.

Pero la palabra poetisa sí

aunque nos avergonzaba.

Yo no soy poetisa soy poeta

me dije una y mil veces a mí misma

a los 20 años

no soy Tamara soy Kamenszain

me quejé siempre que alguien por escrito

aludía a mi obra llamándome por el nombre.

Cuando las poetisas uruguayas ya eran

puro nombre

cuando en Argentina no había divorcio

cuando en Argentina todavía ni hay aborto legal

Uruguay pequeño paraíso vintage

se sigue adelantando a nosotras

porque las poetisas con nombre son

jóvenes viejas que si las leemos a nuevo

nos guiñarán el ojo más actual

para que la poesía de amor

renazca como renace

en unos versos de Cecilia Pavón que dicen:

“cuando voy en el colectivo, ex novio,

qué lindo es recordarte”.

Alfonsina volvió ex al suyo

en una operación tan coloquial

que anticipó a Pavón mientras escandalizaba

la sobriedad borgiana:

“si él llama nuevamente por teléfono

le dices que no insista, que he salido”

escribió con un pie en el mar

porque parece ser que lo que empieza como poesía

está destinado a terminar como novela.

De “Poema 5”, Chicas en tiempos suspendidos, Eterna Cadencia, 2021