Los eventos masivos que se realizan en el Parque Fundidora son un «ecocidio«, para una de las áreas verdes más grandes con las que cuenta el área metropolitana de Monterrey.

Guillermo Martínez Berlanga, ecologista experto señaló que se está conduciendo a un «ecocidio irreparable» a Fundidora, al seguir con la fórmula del gobierno del Estado de orillar al parque a rentar sus jardines a privados para que sea autosustentable.

El ambientalista advirtió que las tarimas que colocan y la pisada de miles de personas sólo están compactando la tierra y eso redundará en un terreno estéril.

Martinez Berlanga manifestó que esta situación traerá un desequilibrio ecológico que afectará al único pulmón urbano de la zona metropolitana.

«En lugar de que tengas tierra y un ecosistema, tienes un suelo compactado, como si fuera concreto y ahí matas todo, la biodiversidad, los microorganismos, se estresan los árboles y obviamente ya se acabaron lo poquito», comentó.

Cabe destacar que los directivos del parque han manifestado que el presupuesto de 30 millones de pesos que tenían todavía en 2015 era suficiente para mantener al parque en pie, sin masivos.