La inversión como la atención a los tensores del Puente Atirantado «es para prevenir en vez de lamentar» cualquier tragedia, subrayó este inicio de semana la ciudad de San Pedro.

En voz de Valeria Guerra Siller, titular de Servicios Primarios de esta localidad, se reveló este lunes que no se busca alarmar a la ciudadanía con los trabajos que se hacen en dicha arteria elevada.

Por ello, como ayuntamiento hacen estás tareas tras 18 años de su operación, pero que está supervisión y mantenimiento habrían de dar garantías de sana operación de hasta por 28 años más.

El estudio que se está realizando en el puente atirantado servirá para revisar cada unos de los 28 tirantes que lo componen, los amortiguadores, las conexiones y las condiciones generales.