Por Francisco Tijerina Elguezabal

“La violencia crea más problemas sociales que los que resuelve.” // Martin Luther King

Hace justo una semana entrevistamos Obed Campos y un servidor en “El Paredón” al diputado federal y presidente del PRI en Nuevo León, José Luis Garza Ochoa, quien nos habló de su partido, los pasados comicios, la visión que tienen del gobierno de Andrés Manuel López Obrador y lo que podemos esperar los habitantes de Nuevo León.

La entrevista la publicamos el pasado lunes 13 de septiembre y hasta ayer había sido vista por casi 16 mil personas de las cuales poco más de una cuarta parte, casi cuatro mil 500, la visualizaron completa, mientras que 10 mil la apreciaron por unos instantes.

Pero no es el alcance de la charla lo que me preocupa hoy, sino la permanencia del tono violento en los comentarios de quienes se ubican en contra del PRI y de otros partidos.

Garza Ochoa habló con cifras y demostró con resultados de las pasadas elecciones que a pesar de no haber ganado la gubernatura y de haber perdido la capital de Nuevo León, el tricolor subió en las preferencias del electorado recuperando posiciones al ganar seis distritos electorales federales, la mitad de los distritos que tiene Nuevo León, contra apenas uno que consiguieron en la elección de 2018.

Añadió que en el Congreso local de dos diputaciones que obtuvieron en el 2018, ahora consiguieron 12 de mayoría y dos más de representación proporcional, lo cual fue un importante avance y el PRI es, a pesar de todo, el partido que más ciudadanos gobierna a nivel municipal en la entidad.

Pues con eso bastó para que se le tiraran a la yugular a Garza Ochoa y le llovieran en los comentarios, agravios y toda clase de improperios.

El dirigente priista habló claro, fuerte y directo de lo que los priistas opinan del gobierno de López Obrador, lo cual le ha valido insultos de los seguidores de la 4T.

Común denominador que no critico, simplemente dejo en la mesa de la discusión, el que la gran mayoría de esos comentarios están escritos con grandes faltas de ortografía.

No creo, lo digo con sinceridad, que las descalificaciones sean la vía para incrementar las preferencias o que vayan a poder hacer un mejor gobierno. Es necesario el debate y la discusión de las ideas, pero con propuestas y argumentos, no con descalificaciones plagadas de epítetos fuera de lugar.

ftijerin@rtvnews.com