La Arquidiócesis de Monterrey anunció marcha en CDMX contra la decisión de la Suprema Corte de otorgar derechos plenos a las mujeres. La acción será en octubre.

La Iglesia católica planea una marcha en contra de otorgar derechos plenos a las mujeres como le interrupción legal del embarazo.

La iglesia católica señaló que la acción se realizará el próximo 3 de octubre en la Ciudad de México, según confirmó un comunicado de la Arquidiócesis de Monterrey.

La convocatoria fue difundida en redes sociales y en llamados a misa.

A partir del fin de semana, los párrocos deberán invitar a los creyentes a participar.

Esto para mostrar inconformidad con la reciente decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), la cual logró que la interrupción del embarazo se convirtiera en un acto libre de sanciones.

A través de redes sociales circula el aviso, firmado por Javier De la Torre Castaño, secretario de la Arquidiócesis de Monterrey.

“Ante las decisiones de la Suprema Corte de Justicia de la Nación que abren la posibilidad de la despenalización del aborto en México, habrá una Gran Marcha Nacional ‘A favor de la mujer y de la vida. Tiene como finalidad manifestar el aprecio y la protección de la vida humana de la mujer y de su hijo en toda circunstancia”.

El pasado 7 de septiembre 10 magistrados votaron a favor de declarar inconstitucional criminalizar el aborto. Asimismo, garantizó defender el derecho de las mujer y personas gestantes a decidir.

Por su parte el movimiento de mujeres y en general los sectores democráticos de la sociedad mexicana se han pronunciado de manera reiterada en favor de los resolutivos de la Suprema Corte de Justicia.

Los magistrados incluso acordaron crear una defensoría para los casos de mujeres que permanecen presas por interrumpir su embarazo.

La medida en favor de las mujeres también fue celebrada no solo en el ámbito nacional sino también en el internacional.

Lo que recuerdan cientos de voces es que dichas medidas no obligan a las mujer al aborto, sino que proveen de condiciones seguras para mujeres de todas las clases sociales y religiones que se ven obligadas a interrumpir su embarazo de forma clandestina e insegura.