La PGR inició una investigación «secreta» contra tres integrantes del Cártel de Los Zetas por la muerte del exsecretario de Gobernación, José Francisco Blake Zamora; luego de que Calderón dio la orden por una llamada anónima que recibió el gobierno federal.

José Francisco Blake Mora, secretario de Gobernación durante el sexenio de Felipe Calderón, murió el 11 de noviembre del 2011 en un presunto accidente; pues viajaba en el helicóptero Eurocopter AS332 Super Puma que se estrelló en el municipio de Chalco, Estado de México.

Unas horas después de que la aeronave se estrelló, el expresidente Calderón dio una conferencia en la que informó que las condiciones climáticas provocaron la caída del helicóptero en el que iba Blake Mora 11 minutos después de que despegó; lo que causó su muerte y la de siete personas más.

Por ello, dijo que pediría a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes investigar. Sin embargo, Calderón ordenó a la entonces Procuraduría Genera de la República, hoy FGR, iniciar una indagatoria en contra de tres integrantes del Cártel de Los Zetas, de acuerdo con EMEEQUIS.

Según las declaraciones de personal involucrado en la operación del vuelo, no hubo anormalidades durante el despegue y el clima no era desfavorable.

Las sospechas del exmandatario iniciaron porque alguien habló por teléfono y señaló que tenía información sobre las verdaderas causas del accidente. La periodista Laura Sánchez Ley accedió a los expedientes de la investigación.

¿Qué dijeron en la llamada?

El 16 de noviembre del 2011, la Subprocuraduría de Control, Procesos Penales y Amparo recibió la llamada de un hombre que no quiso revelar su identidad. El sujeto dijo que un integrante de Los Zetas, con grado de teniente en la Secretaría de la Defensa Nacional; así como dos de sus hermanos fueron los responsables de la muerte de Blake Mora.

Asimismo, detalló que los involucrados se dedicaban a hacer atentados. Los nombres de los presuntos criminales los reservó la Fiscalía General de la República.

Calderón ordenó que se iniciara la investigación que fue conformada por cinco mil hojas. A pesar de que se realizaron 34 denuncias que indicaban que el accidente fue provocado, la PGR tomó esta línea de investigación.

La Procuraduría pidió que un perito en materia de balística forense determinara si alguna de las armas de fuego que llevaba el personal militar a bordo del helicóptero había sido disparada.

Además, solicitaron un dictamen que determinara si el incidente fue causa de una explosión en el aire y pidieron la revisión de los restos del fuselaje. También indagaron en los antecedentes penales, averiguaciones previas y órdenes de aprehensión de los presuntos integrantes de los Zetas.

Uno tenía dos averiguaciones previas relacionadas con la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. La PGR presentó un informe el 7 de junio del 2012 con la información que encontró.

Cerraron investigación tras resolución de la SCT

La Secretaria de Comunicaciones y Transportes concluyó que la causa del accidente fue la decisión de la tripulación de operar el vuelo aunque no tenían condiciones adecuadas de visibilidad.

Incluso sostuvieron que el piloto y el resto de la tripulación al mando del helicóptero tenían probable fatiga. Aunado, a la presión por cumplir la misión. La PGR no ejerció acción penal, ni proporcionó mayor información en la carpeta de investigación y cerraron la averiguación previa.