Durante la mañanera de este viernes, el Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que en el proceso de aprobación de la iniciativa de Reforma Energética enviada al Congreso no habrá, como se acostumbraba en el pasado, negociaciones, monedas de cambio ni acuerdos “en lo oscurito”.

“No hay ninguna negociación, no hay moneda de cambio, nosotros no lo hemos hecho y no lo haremos, cada quien tiene que asumir la responsabilidad y los legisladores representar al pueblo y ellos van a contar con la información”, dijo.

También aclaró que ahora cada legsilador deberá hacerse responsable de la postura que tome y responder ante quienes representa por ello: “No hace falta ningún acuerdo en lo oscurito ni nada a cambio, ellos (los legisladores) van a tener que decirle a la gente por qué votaron a favor de una postura o de otra con toda libertad”.

El mandatario agregó que, para evitar malas interpretaciones y tergiversaciones, el secretario de Gobernación, Adán Augusto López Hernández, y los integrantes del gabinete de energía acudirán próximamente a la mañanera para explicar con detalle en qué cosiste la citada Reforma.

El Jefe del Ejecutivo ofreció que los integrantes del gabinete asistan a las cámaras de Diputados y Senadores, cámaras empresariales, a foros “a informar y los legisladores van a decidir lo que ellos consideren más conveniente y es muy definitorio”.

López Obrador señaló que hay dos posturas claras y contrapuestas: una es que la industria eléctrica se maneje por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que es una empresa pública sin fines de lucro y la otra es entregar la generación de energía eléctrica a los particulares, cuyo único fin es obtener ganancias sin importar las afectaciones que puedan causar al pueblo, tal como sucede ahora mismo en España.