Por José Jaime Ruiz

@ruizjosejaime

Sobre aviso no hay engaño. Hace unos días publiqué el artículo “Samuel, bienvenido a la pesadilla”: “Después de doce años, las expectativas ciudadanas por un buen gobierno se agotaron. A Samuel Alejandro se le da el beneficio de la duda. Sólo eso. No la benefactora certeza. El reto es enorme; la pesadilla, vigente”.

La pesadilla estalló con la mafia de Agua y Drenaje. Informa Milenio:” Juan Carlos Pulido Quintanilla, hasta esta mañana director de Operaciones, era ‘El jefe de la mafia de Agua y Drenaje de Monterrey’ denunciado por el gobernador de Nuevo León, Samuel García. De acuerdo con versiones de trabajadores del sindicato, que prefirieron el anonimato por cuestiones de seguridad, informaron que Pulido Quintanilla fue el responsable del mal manejo de la paraestatal.

“Detallaron que incurrió en actos de corrupción e implementó un sistema denominado ‘Sap’ para borrar evidencias, situación que golpeó a los usuarios que comenzaron a recibir cobros excesivos o ‘al tanteo’. Juan Carlos Pulido fue dado de baja de la paraestatal a las 11:35 horas de este jueves, informó una fuente. La mañana de este día, Samuel García, gobernador de Nuevo León, anunció que se inició una investigación en Agua y Drenaje de Monterrey ante la presencia de una mafia al interior”.

La pesadilla apenas muestra sus primeras imágenes. Después de Agua y Drenaje seguirán el Isssteleón, Salud, Educación, Parque Fundidora y no le pararemos de contar. Como sucedió en Palacio Nacional al arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador, también plantaron micrófonos en la Torre Administrativa y quién sabe en que otras oficinas.

“No lo van a creer, ahorita les voy a mostrar lo que nos dejaron estos angelitos, la vieja política, la vieja administración, no lo van a creer. La vieja política no para, el día de ayer en la Torre Administrativa en donde están todos los secretarios, uno de ellos muy prudente mandó a hacer un barrido ¿y qué creen? En el piso 26 donde estaba la Secretaría de Desarrollo Sustentable encontramos micrófonos”, señaló en un vídeo subido a sus redes sociales Samuel García.

“Estos patanes algo tienen que esconder o algo hicieron que quieren saber qué va a hacer el nuevo gobierno. Así que he ordenado ahorita mismo que se mande a hacer barrido a todas las oficinas porque no vamos a dejar que se salgan con la suya, fíjense nada más estos patanes, lo que nos dejaron.”

También publiqué: “Rodrigo y el Bronco dejaron una casa en ruinas, hay que desenvolverla de esos fracasos. Antes que decorarla, hay que repararla. Sí, salir del agujero… Samuel Alejandro recibe una casa cuarteada y en la que no hay un lugar para todos. La tarea de reparación requiere de enormes esfuerzos. Tiene voluntad para sacar a Nuevo León del agujero en el que lo dejaron Rodrigo y el Bronco, pero en política no todo es voluntad. La reconstrucción necesita que Samuel Alejandro encuentre su ritmo”.

Si existió una mafia en Agua y Drenaje, lo lógico es que existan otras mafias y la tarea del gobernador es desazolvar los tubos de ese lodazal. La impunidad, como la extendida por el Bronco a Rodrigo Medina, no debe imponerse entre García Sepúlveda y Jaime Rodríguez Calderón. Hay que castigar la corrupción, hay que acabar con la impunidad. Este drenaje apesta mucho, esto da asco, como bien apunta Samuel Alejandro.

Dos sexenios de ¡a robar, que se ocupa! Dos sexenios de fiesta para los ladrones. Ya no. Antes de la refundación de Nuevo León que desea el gobernador, hay que reparar no con una manita sino con toda la mano. Hacerlo pronto, impulsar la procuración y la administración de justicia. Que los ladrones vayan a bailar su fiesta en el penal que merecen.