El ministro de la SCJN, Javier Laynez, asegura que no fue detenido por manejar bajo los influjos del alcohol y acusa de irregularidades en su detención.

A través de un comunicado, el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), Javier Laynez Potisek, se refirió a su detención por supuestamente conducir bajo los influjos del alcohol.

En el comunicado se señala que el ministro no acostumbra a “realizar aclaraciones o presiones en ante los medios de comunicación ni en las redes sociales”.

Sin embargo, Laynez señala que con “franqueza, humildad y con absoluta verdad” aclara lo sucedido durante la madrugada del 9 de octubre, cuando se supone fue detenido.

“Nunca acepté ni aceptaré que iba en estado de ebriedad. Simplemente nunca tuve oportunidad de probarlo”, indicó el ministro.

Y es que, de acuerdo con el miembro de la SCJN, la detención estuvo a cargo de un policía de Torreón; y señala que “estuvo fuera de cualquier retén o protocolo de alcoholímetro”.

Laynez indica que fue hasta el día siguiente de su detención, que se enteró que el agente anotó en la infracción: “cambio intempestivo de carril”.

Asimismo, indica que no pudo ver a un médico, con alguna autoridad, juez, ministerio público o algún representante de los derechos humanos.

El ministro asegura que al día siguiente sus familiares entregaron 6 mil 500 en efectivo para que fuera liberado, sin recibir recibo o comprobante.

Además, el ministro aseguró que no está en contra de los operativos anti-alcohol, pero “deben de sujetarse a estrictos estándares que eviten corrupción”.

“No tengo nada que ocultar ni de que avergonzarme”, concluye el comunicado del ministro, Javier Laynez Potisek.