Por Obed Campos

Ahora resulta que la explanada del Congreso de Nuevo León se puede utilizar para ofrecer cualquier tipo de vendimia, política o no, sin seguimientos reales en favor de la ciudadanía, todo porque el objetivo final son lucimientos personales de algunos personajes.

Visitantes del recinto se toparon con la sorpresa de ver cómo ayer jueves la diputada federal, Karina Barrón, a quien desalojaron de los bajos del Palacio Municipal de Monterrey, puso su changarro para recibir a mujeres a quienes ofrece ser tratadas contra el cáncer de mama.

Populista como lo es, Karina salió también con la enchilada de que iba a donar su salario legislativo y uno se pregunta, entonces, de qué va a vivir la joven diputada. De dónde va a sacar fondos legítimos.

Pero volviendo al otro tema, claro que yo no estoy en contra de atender y resolver este gran asunto de salud hacia las mujeres, tan desatendido por la federación y el estado, que deberían garantizar que todas las mujeres con y sin servicios médicos públicos, recibieran una revisión gratuita mínimo una vez al año.

Esto desgraciadamente deja que los políticos hagan de las suyas y vayan a intentar tocar las fibras íntimas de los ciudadanos cada vez que llega el mes de octubre para jalar reflectores lo cual no se vale, pero sobre todo se convierte en una lucha por ocupar espacios en donde sea posible… A costa de chantajear con los sentimientos de quienes menos pueden.

Al rato los 42 diputados locales, más los diputados federales y los senadores van a estar haciendo lo mismo para volver todas las áreas públicas como si fueran mercaditos rodantes ofreciendo cada cosa que se les ocurra.

LOS DE MORENA NO SE PONEN DE ACUERDO

Es interesante ver cómo la dirigencia nacional de Morena por fin ya lanzó su convocatoria abierta para empezar a afiliar a los ciudadanos en todo el país, con un formato agradable y atractivo.

Al partido del presidente López solo le falta convencer a la gente de que son la mejor opción, de acuerdo a que les hayan cumplido sus necesidades básicas de vida ahora que tienen el poder federal y en varias cámaras legislativas de todo el país.

Lo inexplicable es cómo fue posible que la maltrecha dirigencia estatal de Morena en Nuevo León haya lanzado otro tipo de convocatoria, fiel a su estilo aburrido y manipulador, pero lo curioso del caso es que lo hizo la gente de Horacio Flores y no la delegada Viridiana Lorelei Hernández, presidenta estatal del partido, quien, me dicen, anda fuera del estado.

Se sabe que no es la primera vez que Flores aplica sus ocurrencias, pero lo peor, dicen los que saben de estatutos, es que si siguen adelante con la campaña estarán expuestos a ser declarados improcedentes todos esos registros por tener diferente formato del federal.

LA DIPUTADA DE LA 4ª T

La diputada Anylú Bendición Hernández debe de entender que no importa a qué partido represente en el Congreso porque lo importante son los resultados que pueda dar su conexión con la ciudadanía.

Anylú ha de demostrar que busca todos los beneficios posibles para los nuevoleoneses, desde la trinchera que ella decida, que su imagen va a crecer en base a la congruencia y hechos de su mensaje, pero sobre todo le va ayudar mucho quitarse de encima la ponzoña de sus excompañeros de bancada.

La joven legisladora tiene luz propia y se ha visto en sus primeros 45 días, que en este tiempo se ha hablado más de Morena y sus aliados que en los pasados 3 años de la pasada legislatura.

Sin duda sabemos los dos zorros que trae de asesores a su lado la diputada que eso le ayuda mucho y marca la diferencia, ojalá no se salga del script para que suban sus bonos y visualice su reelección en el 24 y por qué no, buscar más delante ser alcaldesa de Escobedo, en donde sabemos es parte medular del equipo de Clara Luz Flores.

La diputada tiene un equipo bien balanceado con jóvenes promesas de la izquierda moderada y dos políticos con colmillo retorcido, así que Anylú Bendición no debe aflojar el paso y debe de aguantar de todo, porque la política es como el hambre, canija… pero más el que la aguante.

obedcampos@gmail.com
@obedc