Legisladores de Morena y del PAN se lanzaron acusaciones a través de lonas colgadas en el patio principal del Senado de la República por Emilio Lozoya.

El Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) y el Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado de la República se lanzaron acusaciones por Emilio Lozoya.

En el patio principal del recinto legislativo se colgaron unas lonas en referencia al exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, Emilio Lozoya.

Senadoras del PAN, Martha Márquez, Kenia López Rabadán, Xóchitl Gálvez y Josefina Vázquez Mota, colgaron una gran manta donde piden el fin de la impunidad del exfuncionario.

La manta tiene la foto de Lozoya comiendo en un lujoso restaurante de lujo en las Lomas de Chapultepec, acompañado con la leyenda: “¡Basta de impunidad!”.

López Rabadán señaló que es una afrenta para los mexicanos que un delincuente se de grandes lujos.

Asimismo, indicó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador no sólo tolera la impunidad, sino que también tiene a sus “corruptos preferidos”.

Morena recuerda que Lozoya entregó sobornos a panistas

Sin embargo, otras dos mantas puestas por legisladores de Morena, recuerdan como el exdirector de Pemex entregó sobornos a senadores panistas para aprobar la reforma energética de Peña Nieto.

En una de las mantas aparece Lozoya con el exgobernador panista de Querétaro, Pancho Domínguez; y el gobernador de Tamaulipas, Francisco García Cabeza de Vaca.

Mientras que en la otra manta, se ven imágenes del exsecretario técnico de la Comisión de Administración en el Senado, Jesús Caraveo, recibiendo los supuestos sobornos para que la bancada panista apoyara la reforma energética.

De acuerdo con la confesión de Caraveo a la Fiscalía General de la República (FGR), fueron 15 maletas de dinero las que recibió como parte de los sobornos entregados por Odebrecht.

Emilio Lozoya se mantiene como testigo colaborador de la FGR, pero continúa su proceso judicial por la trama de corrupción durante el sexenio pasado. Sin embargo, el exfuncionario no puede salir de la Ciudad de México, ni del país.